Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco condenados por una batalla campal entre policías y dominicanos en Tetuán en 2016

Los jueces rebajan las penas y absuelven a otros tres acusados por falta de pruebas contra ellos

Registros policiales en Tetuán tras los altercados de 2016.
Registros policiales en Tetuán tras los altercados de 2016.

La Sección 3ª de la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a cinco vecinos del distrito madrileño de Tetuán por haber agredido a una decena de policías nacionales y municipales el 6 de marzo de 2016. Los jueces les imponen penas que van desde los seis meses a los tres años de prisión por atentado a agente de la autoridad y lesiones, en el transcurso de una batalla campal. Los magistrados han rebajado de manera considerable las penas solicitadas por la fiscal y por las acusaciones al considerar que no ha quedado acreditado que las víctimas dijeran que eran agentes de policía y por el hecho de que las lesiones provocadas no fueron graves. Otros tres acusados han sido exculpados por falta de pruebas.

Los jueces consideran probado que los policías Rubén Piñeiro Amado y Arturo Gutiérrez Vázquez se encontraban fuera de servicio junto con otros compañeros en un restaurante de la calle de Jerónima Llorente el 6 de marzo de 2016. Cuando el primero acudió a su coche, vio que había tres o cuatro personas apoyadas en él. Les llamó la atención y les dijo que dejaran libre el vehículo. Uno de ellos, Delvys Manuel Núñez Antigua, se puso violento y le dijo que se lo pidiera por favor. Un acompañante le propinó un puñetazo en la cara.

Rubén Piñeiro pidió ayuda, momento en el que Delvys Manuel Núñez Antigua le dio un botellazo en el pómulo izquierdo con una botella de cristal, según el fallo. Se inició a partir de ahí una pelea multitudinaria en la que participaron unos 15 agentes de paisano y otros de uniforme, tras pedir refuerzos y llegar varios coches patrulla. Por el otro bando, intervinieron unas 50 personas que agredieron con botellas, un bate de béisbol y hasta un casco de moto a los agentes.

Los jueces han condenado a Delvys Manuel Núñez Antigua a dos años y seis meses de prisión por un delito de desórdenes públicos y otros siete de lesiones. Nolasco García García deberá cumplir dos años y seis meses de prisión por un delito de atentado a agente de la autoridad y otro de lesiones, mientras que Altagracia Feliz Piña tendrá que hacerlo por un año por desórdenes públicos y lesiones.

Los magistrados han impuesto a Luz Mateo Feliz un año de prisión por lesiones y atentado a agente de la autoridad, mientras que la pena de Eurivis Uranel Chalas Fermín se reduce a seis meses de cárcel por un delito de desórdenes públicos.

La sentencia de la Sección 3ª, de la que ha sido ponente la magistrada Ana Rosa Núñez Galán y contra la que cabe recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, recoge que se ha impuesto la pena mínima a los condenados "en atención a los hechos y a los culpables". "Es suficiente reproche penal la imposición de la pena mínima establecida en cada uno de los tipos penales por los que vienen siendo condenados", recoge el fallo.

Los jueces obligan a indemnizar a los agentes con cantidades que oscilan entre los 100 y los 8.200 euros, además alguna pena de multa (con una cuota diaria de seis euros) por los delitos de lesiones.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram