Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau ficha como asesor a otro miembro de la PAH y el DESC

La alcaldesa de Barcelona contrata a quien le sucedió como portavoz en la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, Carlos Macias

Carles Macías, en 2015, en la PAH.
Carles Macías, en 2015, en la PAH.

A un año y medio de las elecciones, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, vuelve a fichar a alguien de su entorno más próximo en su pasado como activista. Si buena parte del equipo de la alcaldesa procede de la PAH (que ella misma fundó), el Observatorio DESC (donde trabajó) o los movimientos sociales, ahora incorpora como asesor a quien fue su sucesor como portavoz precisamente en la PAH, Carlos Macías. La oposición cargó ayer contra el fichaje: unos vieron claramente un enchufe, otros una forma de reforzar sus políticas de vivienda y otros de callar una voz crítica con su gestión.

Fuentes municipales explicaron ayer que Macías colaborará con la alcaldesa en cuestiones como las políticas de vivienda, la lucha contra la gentrificación o la coordinación con el territorio. Su sueldo será de 2.000 euros mensuales y 14 pagas, como fija el código ético de BComú. Además de haber hecho de portavoz de la PAH, también como Colau hizo durante un tiempo, Macías trabajaba desde el verano pasado en el Observatorio DESC (de Derechos Económicos, Sociales y Culturales) como técnico de vivienda. Un puesto de trabajo en esta organización que se financia con el convenio que mantiene con el Ayuntamiento de Barcelona desde el mandato pasado, con Xavier Trias de alcalde.

Macías se suma a la nómina de contrataciones de cargos de confianza nombrados a dedo (técnicamente eventuales) que Colau conoce de su trayectoria como activista. Unos fichajes que a inicio de mandato descapitalizaron los movimientos sociales de la ciudad, que obligó a las entidades a reorganizarse y a replantearse su relación con la institución; y que tienen como principal cantera el Observatorio DESC.

De esta organización centrada en los derechos humanos proceden tres concejales: el primer teniente de alcalde y portavoz del Gobierno, Gerardo Pisarello; el teniente de alcalde de Derechos de Ciudadanía, Jaume Asens; y la concejal de Ciutat Vella, Gala Pin. Y también en el DESC habían trabajado la asesora del Área de Vivienda Vanesa Valiño (que además es pareja de Pisarello), y la Directora de Comunicación del consistorio, Águeda Bañón. Un grupo de activistas y profesionales que además son amigos personales.

En el caso de los movimientos sociales, la fuga de cerebros hacia la institución ha afectado desde la propia PAH (de donde procede la jefa de comunicación de alcaldía, Sílvia González); hasta la FAVB (la Federación de Asociaciones de Vecinos, de donde proceden la concejal de Movilidad, Mercedes Vidal; el jefe de Análisis y Discurso de alcaldía, Jordi Bonet; o el técnico de distrito Marc Andreu). En la alcaldía y luego en otros puestos también trabaja desde inicios de mandato Tatiana Guerrero, que formó parte de la Alianza Contra la Pobreza Energética.

La oposición reaccionó ayer con contundencia al fichaje de Carlos Macías. Jaume Ciurana, del PDeCAT, valoró: “El problema no es del señor Carlos Macias, que tiene derecho a ganarse la vida, sino de Colau y su imposición de un sistema clientelar y de amiguismo del que tenemos demasiados ejemplos este mandato”. Desde ERC, Jordi Coronas valoró: “Si tiene que dar empleo a todo el mundo que la critica, Colau dará más trabajo que Barcelona Activa #nepotismo”. Por parte del PSC, Carmen Andrés, entendió que “Colau reconoce el fracaso de su gestión en vivienda” y apuntó que “busca en la PAH un salvavidas. No queremos pensar que lo hace para callar a Macias, una de las voces críticas con la gestión de Colau”. En la misma línea se pronunció Alberto Fernández Díaz (PP), que añadió: “Cuando no les da subvenciones, les contrata”.

Más información