Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La PAH suspende las políticas de vivienda de Colau

La entidad pide 120.000 pisos sociales más en Barcelona

Miembros de la PAH,frente al Ayuntamiento de Barcelona
Miembros de la PAH,frente al Ayuntamiento de Barcelona EL PAÍS

“Barcelona se encuentra en estado de excepción y sus vecinos estamos en peligro de extinción”. Con esa contundencia, el portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Carlos Macías, inició ayer una retahíla de críticas a las políticas en materia de vivienda del Ayuntamiento de Barcelona. Macías calificó de “insuficientes” las actuaciones que ha llevado a cabo la que había sido la líder de la organización y ahora alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

La PAH hizo público ayer su informe titulado “Valoración de los dos años de políticas públicas de vivienda de la alcaldesa Ada Colau”. En el documento, se juzgan positivamente avances en política municipal como la creación de una unidad de mediación para los casos de desahucios, pero también hay varios puntos donde cargan contra la inactividad de la exlíder de la PAH.

Macías hizo especial hincapié en lo que consideró un “déficit histórico” de políticas públicas dirigidas a generar una estructura permanente de parque público de viviendas de alquiler. Y puso sobre la mesa este dato: el parque público de Barcelona es del 1% mientras que la media europea es del 15%”. El portavoz denunció la inacción de los diferentes Gobiernos de la Generalitat y del Ayuntamiento. “Ellos nos han traído a esta situación. Barcelona necesita ampliar el parque público como mínimo en 120.000 viviendas más en diez años”, añadió. Barcelona, según Macías, debería construir 10.982 viviendas al año durante la próxima década para lograr este objetivo, lo que dista mucho del planteamiento del Gobierno de BComú.

Con todo, Macías admitió que con Colau en la alcaldía se han multiplicado por 3,7 veces los pisos públicos construidas respecto en el mandato anterior, pasando de 968 viviendas cada cinco años a 3.541. “Valoramos la tendencia, pero es insuficiente”, dijo. La PAH también apreció que la vivienda pública deje de venderse y pase a ser el 80% en régimen de alquiler y un 20% en derecho de superficie. Aun así, la entidad apuesta a que sean en régimen de alquiler el 100%.

Otro de los tirones de orejas que dio la PAH a Colau fue por la creación del censo de viviendas vacías. La ley catalana del derecho a la vivienda de 2007 prevé sanciones por el incumplimiento de la función social de la vivienda. Uno de los supuestos, por ejemplo, son las multas a propietarios de pisos que han estado vacíos injustificadamente durante dos años. Macías denunció que para poder ejecutar esas sanciones es necesario realizar un censo de pisos vacíos. El portavoz convino que el Gobierno de CiU no lo confeccionó ni abrió expediente sancionador ni impuso ninguna multa. El Gobierno de Colau llevaba, de hecho, en su programa la aplicación de estas sanciones y el balance no satisface a la PAH. Según la plataforma, cuando se han cumplido el ecuador del mandato sólo se han puesto cuatro multas; se han incoado 333 expedientes sancionadores y el censo se ha acotado hasta ahora a cuatro barrios. “A este ritmo acabará el mandato y no se habrá acabado el censo en toda la ciudad”, lamentó Macías. “No entendemos que no se hayan sancionado las 2.685 viviendas vacías de la banca que al comenzar el mandato ya sabían que llevaban más de dos años sin ocupar”.