Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nissan deja de producir dos modelos en Barcelona pero mantiene la plantilla

La planta de Zona Franca será la encargada de lanzar una nueva serie eléctrica e-NV200 con vistas a la exportación

Planta de Nissan en la Zona Franca, en una imagen de archivo.
Planta de Nissan en la Zona Franca, en una imagen de archivo.

La compañía japonesa de fabricación de automóviles Nissan ha decidido dejar de producir dos modelos en la fábrica de la Zona Franca de Barcelona. A partir de junio y julio de este año finalizará la fabricación de los modelos Pulsar y NV200 para pasajeros, respectivamente. A pesar de este cambio, la empresa no prevé recortar la plantilla, de más de 4.000 empleados. En la Zona Franca se seguirá produciendo la furgoneta diésel NV200 y la nueva generación de pick-ups que recientemente ha incorporado para las marcas Renault, Mercedes Benz y Nissan. Además, la planta de Barcelona será la encargada de lanzar una nueva serie eléctrica e-NV200 con vistas a la exportación global.

La decisión de dejar de producir los modelos Pulsar y NV200 para pasajeros responde, según un comunicado de la empresa, a la voluntad de consolidar su apuesta por los modelos crossover (cruce entre dos series) y por el vehículo eléctrico. Las ventas de los dos modelos fabricados hasta ahora en la planta de Barcelona habían caído en los últimos tiempos, y los sindicatos ya habían alertado en junio de un descenso en la producción y de una falta de estrategia de la compañía en la planta catalana.

La producción del Pulsar, que empezó en 2014 en Barcelona, supuso una inversión de 130 millones de euros. El modelo, muy caro y difícil de vender, se fabricaba en Barcelona pero, especialmente al inicio, las piezas venían de Inglaterra. Todo esto encarecía la producción, que fue descendiendo en la planta de la Zona Franca: "Desde el principio nos planteamos unos números muy altos, de 80.000 coches al año, pero la última producción estaba en los 30.000", explican fuentes de la empresa, que recuerdan que el Pulsar, aunque funcionaba en España, tenía mucha competencia a escala global. Por todo ello, la multinacional ha decidido centrarse en la gama crossover, en clara tendencia al alza en los mercados español y europeo.

Para empezar a producir el Pulsar, la empresa tuvo que negociar un acuerdo con el comité de empresa para rebajar el sueldo a las nuevas contrataciones. Precisamente, el sindicato SIGEN-USOC, mayoritario en la planta de la Zona Franca, ha lamentado en un comunicado la decisión de la empresa. Los trabajadores consideran que el modelo Pulsar fue “abandonado a su suerte” por la falta de inversión en publicidad, y tachan de “contrasentido” el renunciar a un modelo que solo lleva tres años en producción. Por todo ello, el sindicato exige “un plan industrial creíble que garantice los actuales puestos de trabajo”. 

La multinacional, en el comunicado, intenta tranquilizar a la plantilla, sobre la que no prevé un impacto "inmediato": la planta de Barcelona, dice el texto, "continúa enfocada en su objetivo de ser un centro de producción de alta calidad y competitivo, para maximizar sus oportunidades futuras".

Este futuro está marcado por el coche eléctrico. El NV200 para pasajeros también dejará de producirse, pero su versión eléctrica centra la estrategia de la multinacional japonesa en la Zona Franca. Con una nueva batería de 40 KWh y una autonomía de 280 kilómetros, la nueva furgoneta eléctrica pretende ser lanzada a escala global. En la fábrica de Barcelona se seguirá produciendo el modelo NV200 de carga.

Más información