Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Magas desfilan sin incidentes por Valencia pese a la convocatoria ultra

Un reducido grupo abuchea a los participantes en la cabalgata que recuerda la celebrada en 1937

Las Magas, que representan la igualdad, la libertad y la fraternidad, en la cabalgata de Valencia.
Las Magas, que representan la igualdad, la libertad y la fraternidad, en la cabalgata de Valencia.

Un grupo de hombres sin niños, algunos de los cuales tenían aspecto marcial y llevaban pantalones de camuflaje, desentonaban este domingo en el arranque de la Cabalgata de las Magas de Enero, un desfile que recuerda la llamada Fiesta de la Infancia que se celebró en 1937 en Valencia, cuando la ciudad era capital de la Segunda República Española.

Los hombres han esperado con semblante serio el paso de gigantes y cabezudos, acróbatas, muixerangues, payasos en bicicleta, mujeres vestidas como las sufragistas, bandas de música y grupos de danza tradicional hasta que el carro tirado por un caballo en el que iban las tres Magas —que representan la libertad, la igualdad y la fraternidad— ha echado a andar precedido por las palabras Paz y Cultura. En ese momento, han sacado unos pitos de los bolsillos y han abucheado a la comitiva junto a otras personas, que también agitaban banderas, en la mayor de las cuales se leía "Viva Cristo Rey".

A la protesta, convocada a través de las redes sociales por grupos de ultraderecha que consideran el acto un ataque a las tradiciones navideñas, se ha sumado menos de un centenar de personas, y solo ha resultado visible al principio y al final de la cabalgata. Buena parte del público apostado entre la calle de la Paz y la plaza del Ayuntamiento, por donde ha discurrido, no se ha dado cuenta de que se producía.

La convocatoria ultra, en la que ha participado José Luis Roberto, líder del partido España 2000 y dueño de la empresa Levantina de Seguridad, que será juzgado próximamente por amenazas a la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, ha hecho que la cabalgata tuviera una protección policial inusual incluso en una época de amenaza yihadista.

Hace tres meses, una convocatoria parecida para reventar una marcha del Nou d'Octubre por el valenciano acabó con agresiones a varios manifestantes. Un juez de Valencia investiga por aquellos hechos a 17 hombres, la mayoría vinculados a los Yomus, los ultras del Valencia CF.

El único conato de enfrentamiento este domingo se ha producido al principio de la calle de la Paz y ha sido neutralizado por la Policía Nacional. Un ultra, que iba siguiendo el avance del desfile y gritando "maricón" a un participante, ha sido apartado e identificado por los agentes.

Ambiente de fiesta

El resto de la cabalgata, convocada por la Societat Coral El Micalet, ha transcurrido en un ambiente de fiesta infantil hasta la plaza del Ayuntamiento, donde los convocantes de la protesta habían anunciado su intención de congregarse para impedir los parlamentos desde el balcón municipal.

Protesta ultra al inicio del desfile. ampliar foto
Protesta ultra al inicio del desfile.

Entre vallas de seguridad y un cordón policial, el grupo de ultras ha permanecido allí las dos horas y media que ha durado la cabalgata. Su composición sociológica —desde jóvenes con estética neonazi hasta ancianas— era similar a la de quienes se congregan cada año frente al Ayuntamiento para insultar a las autoridades el Día de la Comunidad Valenciana.

Asomadas al balcón del Ayuntamiento, las Magas han dicho que han soñado "una ciudad tan segura que los niños pueden salir a la calle y donde la reclamación de igualdad es un recuerdo".