Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil para a uno de los concejales de la CUP de Reus conduciendo drogado

Oriol Ciurana fue detenido por los Mossos d'Esquadra por desobedecer una citación judicial

Oriol Ciurana y Marta Llorens, concejales de la CUP en Reus.
Oriol Ciurana y Marta Llorens, concejales de la CUP en Reus.

Oriol Ciurana, uno de los dos ediles de la CUP de Reus que la semana pasada fueron detenidos por los Mossos d'Esquadra tras desobedecer una citación del juzgado, ha sido multado por la Guardia Civil por conducir bajo los efectos de sustancias estupefacientes. Fue en un control de tráfico dispuesto por agentes del Instituto Armado en la comarca valenciana de la Safor, cuando el concejal independentista dio positivo por consumo de marihuana. 

Según una información avanzada por el diario Las Provincias, el regidor fue interceptado el sábado por la tarde en el marco de un macrocontrol que la Guardia Civil había desplegado durante todo el fin de semana en Tavernes de la Valldigna, donde se celebraba el popular festival de música Festivern. Oriol Ciurana dio positivo por marihuana en una cantidad que no derivó en apertura de diligencias penales y que se resolvió con una sanción administrativa y una multa.

Oriol Ciurana había sido detenido el miércoles anterior por los Mossos d'Esquadra en Reus por haber desatendido, en dos ocasiones, una citación de la jueza del Juzgado de Instrucción 2 donde se lo requería a él, y a su compañera en la CUP, Marta Llorens, para prestar declaración en relación con la causa abierta por un presunto delito de odio contra la policía. Los cupaires, junto con el alcalde Carles Pellicer y los regidores de los partidos independentistas que tienen representación en el Ayuntamiento reusense, firmaron después del 1 de octubre un manifiesto exigiendo la retirada de los agentes de la Policía Nacional que se habían desplegado en Reus para controlar el referéndum ilegal.

Atendiendo a la repetida desobediencia de Oriol Ciurana y de Marta Llorens para acudir al juzgado a prestar declaración, la jueza finalmente ordenó su detención. Los dos regidores de la CUP pasaron veinte horas en los calabozos de los Mossos y el jueves, después de ser puestos finalmente a disposición de la jueza, quedaron en libertad con cargos. Dos días después, el sábado, Oriol Ciurana fue parado por la Guardia Civil en Tavernes de la Valldigna.