Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco hombres corriendo tras sus derechos

El Ayuntamiento dona dorsales a inmigrantes subsaharianos para que participen en la San Silvestre vallecana

Mohamadou Issouhou, a la izquierda, y algunos compañeros de Sercade. rn
Mohamadou Issouhou, a la izquierda, y algunos compañeros de Sercade.

Cacharel Brueghel dejó de ser un niño demasiado pronto. Por eso, para este camerunés de 18 años, correr este domingo la San Silvestre vallecana es una “oportunidad” de recuperar su infancia. “Dejé de jugar hace mucho, desde que abandoné mi país con 15 años. Me encantaba el fútbol”, rememora. Llegó a Madrid con 16 años y, dos después, va a tomar la salida en la tradicional carrera de fin de año por las calles de la capital gracias a los cinco dorsales solidarios que el Ayuntamiento ha donado al Servicio Capuchino para el Desarrollo (Sercade), que ayuda a integrar en la sociedad a 80 jóvenes subsaharianos.

“Voy a correr para sacar lo que llevo dentro, cosas que no se pueden contar”, explica Brueghel, que vagó por África durante ocho meses antes de saltar la valla de Ceuta. “El deporte me hace sentir bien, pero llevo tiempo sin poderlo practicar. Pedí uno de los dorsales por mi bien. No solo para estar mejor físicamente, también para liberar la mente. Lo necesito”, revela el joven en un aceptable castellano. Con él van a correr otros cuatro subsaharianos (dos cameruneses y dos guineanos) a los que ayuda Sercade en su centro Programe Afrique, situado en la calle de Lope de Vega. “Les dijimos que había la posibilidad de conseguir dorsales para correr la San Silvestre y hubo bastante interés. Los repartimos a los cinco primeros que se apuntaron. También va a correr otro grupo de marchadores sin dorsal, aunque sea para animar a sus compañeros”, explica Carmen Cabrillo, coordinadora del centro.

Cabrillo explica que su entidad trabaja con chicos jóvenes, de entre 18 y 25 años, una edad en la que “se suele ser muy deportista”. Sercade ha suscrito diferentes acuerdos con el Ayuntamiento. Hace unos meses surgió la idea de que sus miembros tomaran la salida en la San Silvestre Vallecana, una prueba deportiva de 10 kilómetros que se celebra desde 1964. En la carrera popular se han inscrito, previo pago de 23 euros por el dorsal, 40.000 personas. Hay que sumarle otros 2.000 profesionales en la prueba internacional. Entre ellos no estará la etíope Tirunesh Dibaba, medallista olímpica y una de las favoritas para alzarse con el triunfo (ya venció en la edición de 2011), por no tener el pasaporte en regla. “Es una pena, pero así tengo más opciones de ganar”, bromea Mohamadou Issouhou, otro de los miembros de Sercade que participará en la prueba.

Issouhou es un camerunés de 18 años. Lleva nueve meses en España, donde ha solicitado el asilo. “Es mi primera San Silvestre, pero pienso volverla a correr. El deporte me hace feliz, me ayuda a evadirme de los problemas”, subraya. “Correr esta carrera es una forma de socialización estupenda y, además, les convierte en ciudadanos de plenos derechos”, destaca Cabrillo. Para el director de Sercade, Xabier Parra, San Silvestre es una oportunidad para romper los estereotipos que existen con los africanos. “La carrera supone un espacio de encuentro, y eso les ayudará a integrarse, pero también a sanear su estado emocional y superar el viaje”. Issouhou apenas ha entrenado tres días, pero se ve con fuerzas: “Me costó dos años llegar a España. Tuve que recorrer África y cruzar el estrecho en una patera. Últimamente no he tenido mucho tiempo de disfrutar el deporte, pero quiero retomarlo”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información