Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid estrena una línea de autobuses 100% eléctricos con recargas sin contacto

El gobierno de Manuela Carmena quiere renovar la flota de la EMT con más de 70 modelos limpios para atajar la contaminación

La alcaldesa, Manuela Carmena, presentó esta mañana la nueva línea 76.rn Ampliar foto
La alcaldesa, Manuela Carmena, presentó esta mañana la nueva línea 76. Efe

El Ayuntamiento lanzará en enero la primera línea de autobuses de la EMT 100% eléctricos con sistema de recarga por inducción. Estos vehículos no necesitan cables o enchufes: sus baterías se recargan mediante bobinas magnéticas situadas una en la parte inferior del autobús, y otra en la calzada. La línea (76) circulará entre Villaverde Alto y la plaza de la Beata. Carmena celebró este viernes este "hito en eficacia", que permite a la ciudad ser "la capital de la innovación".

Los primeros cinco autobuses 100% eléctricos circularán a partir del próximo 22 de enero y en una sola línea, la 76, con 42 paradas. "La línea 76 de EMT [Empresa Municipal de Transporte] se convierte en la primera de España en emplear este sistema y en la más moderna de Europa", señala el Ayuntamiento de la capital, que agrega que en la actualidad solo pocas ciudades, entre ellas Berlín, han llevado a cabo una experiencia similar.

La nueva flota eléctrica no emite gases contaminantes y tampoco produce afectación acústica. Los autobuses emplean un sistema en el que la energía se transmite a través de un campo magnético generado entre bobinas. La delegada de Medio Ambiente, Inés Sabanés, y el gerente de la Empresa Municipal de Transportes, Álvaro Fernández Heredia, sostuvieron este viernes que se trata de un sistema pionero e innovador en España.

Dos tipos de recargas

Actualmente, existen dos tipos de recarga de baterías: conductiva —por contacto— e inductiva —sin contacto—. La Empresa Municipal de Transportes (EMT) ha optado por el sistema inductivo, atendiendo a diferentes condicionantes técnicos (eficiencia, sostenibilidad y seguridad) y urbanísticos (a diferencia de las soluciones conductivas, este sistema no tiene ningún impacto visual). "Abrir un hito en España facilita que esto se pueda extender a otras ciudades", sostiene la EMT.

Los autobuses comienzan su recorrido con las baterías completamente cargadas y, una vez que vuelven a las cabeceras de los itinerarios, se detienen sobre una zona señalada y en menos de ocho minutos recuperan su energía. Eso les permite incorporar baterías de menor tamaño. Los autocares están obligados a llevar a bordo la energía necesaria para tener autonomía todo el día.

Debido a que no existen autobuses comercializados con este sistema, la EMT ha transformado cinco autocares híbridos enchufables Castrosua Tempus, que ya formaban parte de la flota municipal, cambiando los motores de gas por eléctricos e incorporando baterías de ión litio para la carga rápida. El gobierno municipal destaca que el sistema lo instala una empresa española.

En cuanto a la seguridad, el Consistorio señala que el habitáculo del autobús está aislado para evitar radiaciones, mientras que la bobina en la calzada está cubierta por una capa de hormigón, de manera que las conducciones eléctricas están enterradas y no hay afección a los viandantes.

El gobierno municipal enmarca la puesta en marcha de la primera línea de la EMT 100% eléctrica en su plan de lucha contra la contaminación. El Consistorio prevé ampliar de aquí a 2019 la flota de autobuses eléctricos hasta más de 70 modelos.

La renovación de la flota de autobuses es uno de los puntos del llamado Plan A de Calidad del Aire, que el Consistorio ha lanzado este año. A través de este proyecto, el gobierno de Carmena espera reducir la contaminación un 20% de aquí a 2020, con medidas como el cierre del centro de la ciudad a los no residentes, la reducción de la velocidad en la M-30 y la ampliación de la red de carriles bici.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información