Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ciudades congelarán en 2018 la mayor parte de las tasas e impuestos

La Xunta y la concesionaria Audasa sí subirán los peajes de las autopistas a partir del 1 de enero

Santiago de Compostela
Autopista del Atlántico a su paso por Pontevedra.
Autopista del Atlántico a su paso por Pontevedra.

Las siete grandes ciudades mantienen congeladas buena parte de las tasas e impuestos municipales en 2018, un año en el que los gallegos deberán afrontar el encarecimiento de distintos bienes y servicios, entre los que destaca el aumento de casi un 4% en los peajes de la autopista AP-9. Esta subida, del 3,81%, no se materializará el 1 de enero, sino que la concesionaria de la autopista del Atlántico, Audasa, tendrá que esperar y limitarse a trasladar con el comienzo del año la actualización del IPC, de un 1,91%.

Otra cosa ocurrirá con los precios locales, según fuentes de las grandes ciudades consultadas por Europa Press. En Santiago, por ejemplo, el gobierno de Compostela Aberta congela impuestos, tasas y precios públicos, "manteniendo también las bonificaciones más elevadas, que permiten una redistribución más justa". Además, la capital gallega reivindica un incremento de otras bonificaciones como las de familia numerosa, puesto que "la salida de la crisis que algunos aseguran aún no se reflejó en la ciudad, y de ahí la decisión de continuar congelando las tasas".

En Pontevedra, los ciudadanos tampoco tendrán que hacer frente a ninguna subida, puesto que el gobierno del BNG congela las tasas e impuestos para el próximo ejercicio, después de cuatro años en esta situación. "Y cuando decimos que no sube nada, es nada", subrayan fuentes de este gobierno municipal. "Ni el IPC, porque en algunos Ayuntamientos dicen que no suben nada pero se incrementa el IPC, dando por hecho que no se puede evitar esa subida. En Pontevedra no sube ni el IPC", resaltan.

En Lugo, el consistorio, del PSOE, mantiene "la gran mayoría de tasas y tributos municipales congelados", con algunas excepciones en la línea de bonificación o exenciones. Así, los lucenses podrán optar a la bonificación de un 95% en el IBI a las construcciones destinadas a actividades económicas agrarias o ganaderas. También estarán exentas del copago del servicio de comida en el hogar las personas en riesgo de exclusión social y los alumnos de la escuela municipal de música que superen seis años de permanencia tendrán matrícula gratis en las segundas materias, entre otras medidas.

En A Coruña, según el gobierno de la Marea Atlántica, las ordenanzas fiscales y de recaudación para 2018 "ahondan en un modelo de ciudad más justo y redistributivo", a través de nuevas medidas de progresividad. Así, los perceptores de prestaciones sociales tendrán "cuota cero" en la tasa de recogida de basura y de depuración, como ya sucede desde 2016 con el recibo de agua.

En Ourense, este jueves hubo pleno extraordinario para aprobar la modificación de la ordenanza fiscal del IBI, que bajará un 10% el próximo ejercicio. El resto de tasas e impuestos sigue "igual", según fuentes del gobierno, del PP.

Los vecinos de Ferrol, que se beneficiaron de una actualización parcial en 2015, no afrontarán modificaciones en 2018, puesto que la ciudad no va a incrementar las ordenanzas fiscales al entender que en el contexto actual no procede subir la carga impositiva. "En 2015, lo que se hizo, para favorecer los pagos, fue ofrecer a los contribuyentes la posibilidad de partir en dos el pago anual del IBI, sin recargo. Es la opción mayoritaria por la que han optado casi todos, para repartir la carga", explican fuentes del gobierno de Ferrol en Común. Añaden que hace dos años se mejoraron las bonificaciones sociales y exenciones a las familias con más hijos y menos ingresos.

Para 2018, en Vigo, el gobierno del PSOE congela los precios de las escuelas infantiles y de la ayuda en el hogar. Los usuarios pagarán lo mismo que este año pero, según resaltan las fuentes consultadas, "teniendo en cuenta que la inflación fue del 2,2%, tendrán una disminución real de este porcentaje".

La ciudad olívica mantiene las bonificaciones a familias numerosas y parados de larga duración incrementando el mínimo exento del pago en un 2,2% para el abono del IBI, basura, expedición de documentos, el zoo y los precios públicos de instalaciones deportivas. El importe de estas bonificaciones asciende a siete millones de euros, según los datos del gobierno. Además, aprobó una bajada del 10% en el impuesto de rodaje de las motos.

"El resto de tasas municipales se actualizan en un 2,2%, por debajo del IPC", apuntan las fuentes de este gobierno, que agregan que las ordenanzas fiscales de 2018 mantienen a Vigo como la ciudad "con menor presión fiscal" de Galicia. Y es que, de acuerdo con sus datos, la presión fiscal se sitúa en 502,86 euros en Vigo, frente a los 746 euros de Ourense, 625 en A Coruña, 615 en Pontevedra y 584 en Lugo. "Si se tiene en cuenta el gasto corriente por habitante y el esfuerzo inversor por habitante, el importe de los impuestos pagados es menor que el que se recibe de las arcas públicas municipales", indican las fuentes municipales viguesas.

Subida de peajes

Donde los gallegos sí deberán afrontar una subida de precios en el año que está a punto de empezar será en las autopistas de peaje de la comunidad. Así, cruzar la AP-9 de Tui a Ferrol saldrá 83 céntimos más caro en 2018, hasta un total de 22,98 euros, cuando se complete el incremento previsto por Audasa. La concesionaria prevé aplicar un incremento del 3,81% en los peajes de este vial, pero no podrá hacerlo hasta que así lo autorice un Consejo de Ministros.

En lo que respecta a las autopistas de la Xunta, la AG-55 (A Coruña-Carballo) y la AG-57 (Vigo-Baiona), el incremento será del 1,57%, de acuerdo con los datos que aporta la Consellería de Infraestrutura. El departamento apunta que este aumento tiene una repercusión muy distinta para los diferentes tramos, y para vehículos ligeros y pesados, teniendo en cuenta que los peajes se aplican con redondeos de 5 céntimos. Para ligeros, hay cuatro itinerarios en los que se suben 5 céntimos: Paiosaco-Carballo y A Laracha-Carballo en la AG-55 y Vincios-A Ramallosa y Vincios-Baiona en la AG-57.

Otras subidas de precios en 2018 se darán en la luz (el Ministerio de Energía auguró una subida del 10% en la factura al cierre de 2017) y está por ver qué evolución siguen la bombona de butano (que bajó en septiembre) y el gasóleo y la gasolina (Galicia suele liderar el ránking de mayores costes en este ámbito). La telefonía también supondrá un mayor coste generalizado en el país, por ejemplo con los aumentos anunciados por Telefónica a partir de enero. En cuanto al desembolso que implica ir al cine, el Gobierno central apuntó a una bajada del IVA del cine del 21% al 10% en los presupuestos de 2018, pero todavía se desconoce si esto se repercutirá al precio de las entradas.