Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Quién se acuerda de las víctimas?

La extrema crispación del ‘procés’ se adueñó del duelo y dejó en el olvido los atentados de Barcelona y Cambrils

Cuatro meses después del atentado se han colocado bolardos en la Rambla
Cuatro meses después del atentado se han colocado bolardos en la Rambla

¿Qué fue de las víctimas de los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils? ¿Ha habido algún partido político que, durante la campaña electoral, haya recordado, siquiera con un minuto de silencio, a las 16 personas que murieron y a las 137 que resultaron heridas durante los atentados del 17 y 18 de agosto en Cataluña? El vacío de las respuestas se convierte en desolación para las víctimas y sus familiares, quienes ya el 26 de agosto –durante la gran manifestación de repulsa en Barcelona— pudieron comprobar que la crispación política también se adueñaba de su dolor. Decenas de simpatizantes independentistas, perfectamente organizados, aprovecharon la presencia del jefe del Estado y del presidente del Gobierno para convertir el duelo en una reivindicación secesionista. Hasta el ex primer ministro francés Manuel Valls se lamentaba hace unos días en Barcelona del triste espectáculo retransmitido al mundo entero: “Aquel día de agosto algunos aprovecharon para dividir, cuando ante el terrorismo todos tenemos que estar unidos”. Y, a partir de entonces, el silencio más absoluto.

Cuatro meses y cuatro días después, ni un ramo de flores recuerda en La Rambla la masacre perpetrada por el yihadista marroquí Younes Abouyaaqoub a bordo de una furgoneta. Solo en la corteza de algunos árboles aún se puede leer el viejo lema: “No tenemos miedo”. Una frase a modo de conjuro que no comparten algunos de los familiares de las personas heridas en los atentados.

Miedo y abandono

16 muertos en Barcelona y Cambrils

 A las 16.57 del 17 agosto, Younes Abouyaaqoub, de 22 años, dio un volantazo a la furgoneta que conducía por la calle de Pelai de Barcelona y accedió, a toda velocidad, a La Rambla embistiendo —durante casi 500 metros— a decenas de personas. Ese día murieron 13 personas y 131 resultaron heridas. Diez días más tarde murió una de las heridas. Abouyaaqoub consiguió huir, recorrió media ciudad a pie hasta llegar a la zona universitaria, donde acuchilló mortalmente a un joven al que le robó el coche. Horas después del atentado de la Rambla, a la 1.15 del 18 de agosto, cinco terroristas atropellaron a seis peatones en Cambrils (Tarragona). Los cinco fueron abatidos por los Mossos, pero en la huida asesinaron a una mujer que caminaba por el paseo marítimo.

“Yo sí tengo miedo. Nos hemos sentido y nos seguimos sintiendo abandonados. Ni siquiera en los primeros momentos se ocuparon de nosotros...”, dice uno de ellos.

Sus familiares estaban paseando por La Rambla cuando fueron arrollados por la furgoneta: “Uno entró en el hospital con varias contusiones, pero el otro en coma. Es un milagro que esté vivo”. Cuenta que, en un primer momento, sí recibió la visita de una enviada del Ministerio del Interior, pero que después ni el Gobierno ni la Generalitat ni el Ayuntamiento de Barcelona se pusieron en contacto con ellas. Fue cuando, a través de las redes sociales, se enteró del teléfono de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y llamó. Natalia Moreno, doctora en Psicología y gerente de la AVT, explica que las víctimas entienden el desconcierto de las autoridades durante las primeras horas, pero no tanto el abandono que viene después. Según Moreno, “muchas de las víctimas que acuden a la asociación lo hacen por eso, porque están abandonadas; no saben qué hacer, adónde tienen que recurrir, si pueden recurrir a un psicólogo… Ninguna víctima me ha preguntado qué indemnización le corresponde cobrar. Solo buscan ayuda para salir adelante”. La AVT sigue tratando a 23 víctimas, de las que cinco sufrieron heridas físicas y el resto son familiares o personas que estaban en La Rambla y sufren secuelas psicológicas. Unas secuelas que, en algunos casos, se agudizan por la sensación de que aquello que sufrieron y que les cambió la vida no le interesa a nadie. O, peor aún, que se utiliza como parte de la refriega política.

El presidente de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT), José Vargas, se muestra muy crítico con la “instrumentalización” que, a su juicio, realizaron las formaciones políticas y las Administraciones con los atentados terroristas del pasado agosto. “Borraron del mapa a las víctimas de un día al otro”, asegura. Vargas reconoce que ni él, ni ningún miembro de la junta de su asociación acudió a la manifestación del 26 de agosto porque se olió lo que se estaba preparando: “Nos habían llegado noticias de que aquello se iba a convertir en el aquelarre independentista que fue. No quisimos ir a ver cómo se le faltaba el respeto a las víctimas”. Vargas, víctima del atentado de Hipercor, asegura que, a partir de aquella manifestación, las Administraciones “cambiaron el chip y el atentado despareció de las conciencias de nuestros dirigentes para solo preocuparse del procés. Es muy triste. Es como si no existieran las víctimas de la Rambla, y ya no hablamos de las de Cambrils o heridos en los trabajos de desescombro de Alcanar (Tarragona)”. También Roberto Manrique, quien trabajaba de carnicero en Hipercor el 19 de junio de 1987, cuando ETA colocó una bomba que mató a 21 personas, considera que el ambiente político, “que está tan caldeado con el tema del procés”, provoca la sensación de que no se preste atención a las víctimas.

Indemnizaciones

Sin entrar a valorar la forma en que la crispación política haya podido aumentar la sensación de soledad de las víctimas, una portavoz del Ministerio del Interior niega que el Gobierno las haya abandonado. “Nada más producirse el accidente, un equipo de la dirección general de apoyo a las víctimas se trasladó a Barcelona y abrió una oficina en la delegación del Gobierno. También se habilitaron números de teléfono teniendo en cuenta que el 80% de las víctimas procedía de otros países. En concreto, de 30 países. Hemos enviado 130 cartas a personas heridas por si necesitaban ayuda psicológica o psicosocial y para darles a conocer sus derechos. De hecho, ya estamos tramitando 102 expedientes para las posibles indemnizaciones y ayudas”.

Desde Bolivia, Xina Pereira, hermana de Silvina, una vendedora del mercado de La Boqueria fallecida en La Rambla, explica que ni indemnizaciones ni ayudas serán suficientes para curar su ausencia: “Silvina era la menor de las tres hermanas, pero solo en edad. Era ella la que nos sostenía en todos los sentidos. Y ya no está”.

Toda la información del 21-D

¿Quién se acuerda de las víctimas?

Noticias, reportajes, opiniones, imágenes... Todo lo que necesitas saber sobre las elecciones catalanas.

Más información