Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A la caza del voto democristiano

PSC, Junts per Catalunya y ERC integran en sus listas a exdirigentes de Unió para hacerse con una bolsa de más de 100.000 votos

Joana Ortega, hablando en un acto de democristianos en apoyo de Mas.
Joana Ortega, hablando en un acto de democristianos en apoyo de Mas.

Junts per Catalunya, ERC y el PSC pugnan por hacerse con la bolsa de más de 100.000 votos que obtuvo la extinta Unió Democràtica de Catalunya (UDC) en las elecciones autonómicas de 2015. Si el PSC integró en sus listas al movimiento Units per Avançar y puso de número tres por Barcelona Ramon Espadaler, cabeza de lista de UDC en los pasados comicios, ERC se presenta con Demòcrates, integrado también por exmilitantes de esa formación. Este lunes, además, otro grupo de exdirigentes democristianos han presentado un manifiesto de apoyo a la lista de Junts per Catalunya, entre los cuales están el expresidente del Parlament Joan Rigol, la exvicepresidenta del Gobierno catalán Joana Ortega, la exconsejera Meritxell Ruiz o el exalcalde de Vic Josep Maria Vila d'Abadal. Por la tarde, varios de los firmantes denunciaron que Junts per Catalunya había usado sus nombres sin su consentimiento y reclamaron que se retiraran del documento.

UDC quedó fuera del Parlament en las elecciones del 27-S a pesar de haber cosechado 102.870 votos. Con la desaparición de esa formación tras haber entrado en concurso de acreedores, los partidos se han lanzado a buscar esos sufragios. En realidad, el voto democristiano es superior, puesto que en 2015 la lista de Junts pel Sí ya incorporaba a exdirigentes de UDC que acababan de crear Demòcrates. En esta ocasión concurren en la candidatura de ERC. Su líder, Antoni Castellà, ha tenido un papel muy activo en esta campaña y, por ejemplo, empujó a la número dos de los republicanos, Marta Rovira, a rescatar la idea de la vía unilateral si fracasa el diálogo con el Gobierno central.

El PSC integró en su candidatura a Junts per Avançar, una plataforma constituida por exdirigentes y exmilitantes de UDC. Los socialistas han sido el partido que más ha apostado por la búsqueda de ese voto moderado al incluir como número tres a Ramon Espadaler, que fue cabeza de cartel de Unió en 2015. Y además, logró que el exlíder de los democristianos, Josep Antoni Duran Lleida, dijera públicamente que votaría a los socialistas. Entre los integrantes de esa formación están el profesor de Esade Carlos Losada, la exportavoz de Unió Montserrat Surroca o el economista Antoni Duran-Sindreu.

La lucha por esa bolsa de votos explica, en parte, que el PSC haya sido la diana de las críticas del candidato de Junts per Catalunya, Carles Puigdemont. La formación considera que los socialistas son una de las pocas ventanas por las que se pueden escapar votantes moderados que han quedado desencantados con el Gobierno cesado tras la fuga de empresas o el deterioro económico. Este lunes un grupo de exdirigentes y exmilitantes de Unió han entregado un manifiesto en apoyo al partido de Puigdemont. Entre ellos está Joan Rigol, expresidente del Parlament que, además, cierra la candidatura por Barcelona. “La lista que hemos creado quiere ser transversal e incorporar a todas las tradiciones del catalanismo, y la democracia cristiana también está en ella”, ha asegurado. También han firmado el documento la exvicepresidenta Joana Ortega, la exconsejera Meritxell Ruiz y el exalcalde de Vic y expresidente de la Asociación de Municipios por la Independencia, Josep Maria Vila d’Abadal. En el manifiesto también constaba Rosa Maria Carrasco, hija del histórico dirigente de UDC Manuel Carrasco i Formiguera, pero según Demòcrates se usó su nombre sin su consentimiento junto con el de otros militantes, que mostraron su "enojo" con la candidatura de Junts per Catalunya.

Más información