Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Cataluña vive una situación excepcional y hay que sumar”

El exconsejero de Interior reivindica el pacto entre fuerzas distintas para resolver el conflicto actual

Ramon Espadaler, el pasado jueves en Barcelona.
Ramon Espadaler, el pasado jueves en Barcelona.

Ramon Espadaler (1963, Sant Quirze de Basora, Barcelona) fue secretario general de Unió Democràtica antes de que el partido presentase concurso de acreedores y mutase en Units per Avançar. Esta formación firmó un acuerdo electoral con el PSC, por el que este exconsejero de los Gobiernos de Artur Mas va de número tres por la capital catalana como independiente.

Pregunta. Usted ha dicho que no se ha desplazado a la izquierda ni el PSC a la derecha. ¿Cómo explica el pacto?

Respuesta. Por el momento excepcional que vivimos y en que nuestro objetivo es cumplir la ley y hacer política. El Govern la incumplió y estamos en una situación de ruptura, mientras que al otro lado hemos tenido un PP que deriva a la justicia la resolución de los problemas.

P. Pide cumplir la ley, pero usted fue el consejero de Interior cuando se celebró el 9-N, por el que acabaron condenados tres miembros de aquel Govern.

"Nuestro objetivo es cumplir la ley y hacer política"

R. No hay condenas en firme y mi responsabilidad fue garantizar el orden público. Aquello ha sido revisado por las instancias judiciales y se ha concluido que actué con corrección.

P. ¿Entiende que pueda chirriar que un democristiano esté en una candidatura socialista?

R. Desde una perspectiva europea o latinoamericana hay muchos precedentes. La normalidad será cuando mi partido compita con el PSC en unas elecciones.

P. Por tanto, es un acuerdo circunstancial.

R. Sí, solo para esta legislatura en Cataluña, pero no lo extrapolaremos ni al ámbito municipal ni al nacional.

P. La expresidenta del Parlament Núria de Gispert, compañera en Unió durante años, ha dicho que se va con el PSC porque llevaba dos años en paro y necesitaba un sueldo.

R. No entraré en ese terreno. Cuando bajé del coche oficial estuve dos meses en el Inem y ahora hablo de personas cuando me refiero a los parados y antes hablaba de números. Lo intolerable es que viniendo de Unió se pueda acabar en Esquerra Republicana y eso sea patriotismo y que no se pueda hacer un acuerdo puntual con el PSC para buscar la concordia porque te acusan de traidor.

P. ¿Ya ha hablado con Iceta de qué hará como diputado?

"Los tiempos que vienen serán muy complejos y requieren de políticos como Miquel Iceta"

R. Los tiempos que tenemos por delante serán extremadamente complejos y requieren de políticos que puedan entender y gestionar esa complejidad, como Miquel Iceta. Colaboraré con él para normalizar las instituciones por los caminos constitucionales y estatutarios y para crear un clima de confianza que facilite la recuperación económica y la paz social.

P. ¿Se ve votando distinto del PSC en el Parlament?

“Votaré distinto que los socialistas en temas como sanidad o enseñanza"

R. Sí. El acuerdo prevé que votemos distinto en temas de sanidad y enseñanza. En la coyuntura actual, los que somos diferentes hemos de sumar en favor de una causa, que es la capacidad de dialogar. Unió sacó 104.000 votos el 27 de septiembre de 2015 y ningún escaño. Nos podíamos haber presentado solos otra vez, pero sumamos más desde la diferencia, ensanchando el espacio central del catalanismo. La solución no vendrá de los que nos han llevado hasta aquí saltándose la ley, dividendo al país y arruinando la economía, ni de los que han sido incapaces de hacer política. El diálogo y el pacto se hacen entre diferentes.

P. Unió votó en contra del matrimonio homosexual que impulsó el Gobierno del PSOE.

“La solución no vendrá de los que nos han traído hasta aquí”

R. Sí, pero Units per Avançar no es Unió. Nosotros asumimos la legislación y el matrimonio homosexual con naturalidad.

P. El PSC es partido hermano del PSOE, que apoya el artículo 155.

R. Somos conscientes, pero gracias al PSC no se han intervenido los medios públicos de Cataluña y seguramente por eso se han convocado las elecciones antes de lo que se había previsto. Uno se puede quedar en la pureza de sus ideas, pero para hacer política en contextos excepcionales te has de arremangar y dejarte plumas por el camino. Lo que decía el ministro Fernández Díaz es verdad, existe una fractura social en Cataluña.

P. ¿Qué pasará si el soberanismo alcanza la mayoría absoluta en votos y escaños?

R. Sería muy mala noticia para Cataluña. Venimos de un país con una crisis institucional profunda, una sociedad rota, un Govern destituido y un 155 que se podría haber evitado si Puigdemont hubiera convocado elecciones. Pero aunque el independentismo no llegue al 50% de votos ni escaños, el sentimiento seguirá existiendo y habrá que gestionarlo, pero desde la racionalidad, no con el corazón.

Más información