Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos apela a un tripartito como única salida

Pablo Iglesias traslada al millón de indecisos que Domènech puede acabar con el bloqueo

Pablo Iglesias, Xavier Domènech y Elisenda Alamany, número dos por Barcelona, en el mitin de Nou Barris.

Los comunes llevan toda la campaña afirmando que hay vida más allá de los dos bloques antagónicos del independentismo y del constitucionalismo. Las encuestas les empiezan a dar la razón: las elecciones del 21-D podrían arrojar una mayoría de izquierda transversal en el hemiciclo si se prescinde del pulso soberanista. En esta recta final de campaña y enarbolando la bandera de los derechos sociales y la fraternidad, Pablo Iglesias pidió al “millón de indecisos”, especialmente jóvenes, que reflexionen e intentó persuadirles de que la única salida es el gobierno de izquierdas que propugna el candidato Xavier Domènech ante el fracaso de los "aventureros independentistas" y "monárquicos anticatalanistas".

Ante unas 2.000 personas, en la plaza de Nou Barris, en Barcelona, y por primera vez ante una nutrida presencia de banderas moradas, la cúpula de Catalunya en Comú-Podem se volcó para apuntalar su discurso alejado de las “banderas” y sostener que “la remontada” es posible. No solo porque lo digan los sondeos sino porque sus adversarios les piden su abstención en una eventual investidura. Arropado por Iglesias, Ada Colau, Alberto Garzón, el eurodiputado Ernest Urtasun y varios candidatos, Domènech hizo oídos sordos a la propuesta del PDeCAT y Ciudadanos: “Hemos venido a echarlos y a transformar la realidad. No a abstenernos”.

Nunca, nunca, nunca, vamos a hacer presidenta a Arrimadas", insiste Ada Colau

Iglesias, que intervino en su segundo y último mitin, defendió la alianza de izquierdas. “¿Qué solución hay? ¿La del bloque monárquico? ¿Con Arrimadas de presidenta, Albiol de conseller en cap e Iceta bailando entre los dos? ¿Otra vez Junts pel Sí discutiendo con la CUP qué gobierno hacer?”, se preguntó. Fue taxativo con los dos bloques: avisó de que “no olvidan” los pactos del PDeCAT con el PP ni tampoco que Ciudadanos sostiene “a los corruptos y los recortes”. "De azul o de naranja, la derecha no será nunca una alternativa política para Cataluña", ha remachado.

Fuimos los primeros en decir que hay presos políticos. Lo fácil es decirlo aquí pero lo dijimos en Castilla y Andalucía", dice Iglesias

Domènech dio por hecho que tendrán la llave de la gobernabilidad y que la utilizarán para acabar con el bloqueo. “Ni somos de los que han gobernado Cataluña llevándola al desastre ni de los que han apoyado al Gobierno de Rajoy. Somos del mundo de los millones de catalanes que no caben en esos bloques que se olvidan de la gente. No som d’eixe món”, exclamó parafraseando a Raimon. “Vamos a cambiar Cataluña para cambiar España”.

El mitin supuso una subida de autoestima para los comunes. No fue casual que eligieran Nou Barris, el distrito popular que catapultó a Colau y que, contra todo pronóstico, tres meses después, en los comicios del 27-S, apostó por Ciudadanos. El objetivo de la coalición es evitar que los votos de las clases populares opten por la formación de Arrimadas que, dijo Colau, da la espalda a todas sus propuestas sociales. “Nunca, nunca, nunca, haremos presidenta a Arrimadas”, advirtió la alcaldesa que, de la misma forma, tildó de “vergüenza” que el PDeCAT y ERC no hayan invertido “ni un euro” en las guarderías públicas. No hubo alusión a la propuesta de referéndum pactado.

Con el ánimo de repartir criticas, Iglesias tachó de “fracaso” la hoja de ruta de Junts pel Sí al constatar que 40 años después se tiene que volver a reivindicar la célebre proclama “llibertat, amnistia, Estatut d’Autonomia”. “El fracaso del procés no se mide por los relatos y los hechos son tozudos: Cataluña está intervenida”, dijo. De la misma forma, recriminó a Rajoy que intente solucionar el conflicto con “cárceles, policías y jueces” y recordó que fueron ellos los primeros en calificar a los consejeros encarcelados y los Jordis de presos políticos. “Lo fácil es decirlo aquí pero lo hemos dicho en Andalucía o Castilla”, subrayó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >