Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
XAVIER DOMENECH, CANDIDATO DE CATALUNYA EN COMÚ-PODEM

“Un Gobierno con ERC y el PSC es viable en la medida en que ninguno nos veta”

El cabeza de lista de la coalición de izquierdas considera que su propuesta es la mejor solución para huir de la política de bloques

Xavier Domenech, candidato de Catalunya en Comu Podem, en un momento de la entrevista. ELPAÍS

Xavier Domènech (Sabadell, 1974) es el candidato de Catalunya en Comú-Podem, la alianza entre el partido que fundó Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, y el de Pablo Iglesias. Cree que la única salida a la crisis de Cataluña pasa por un Gobierno de su formación con ERC y el PSC, un tripartito que ve posible pese al veto mutuo de republicanos y socialistas.

Pregunta. En esta campaña hay un bloque independentista y otro constitucionalista. En un entorno tan polarizado, ¿estar en el medio juega a favor o en contra?

Respuesta. Hay un bloque que no calificaría de constitucionalista, sino de un Gobierno Frankenstein, de [Miquel) Iceta, [Inés] Arrimadas y [Xavier] García Albiol, con contradicciones enormes y que cada vez es más evidente que no suma. Lo otro es la continuidad del Gobierno de la Generalitat, que son políticas que han llevado al país al bloqueo. Afirmaron cosas que no se cumplieron y practicaron una unilateralidad inefectiva que dejaba fuera a una gran parte de Cataluña. Ahora la alternativa tiene que ser progresista y pasa por la recuperación de las instituciones catalanas, de su dignidad y de una agenda social.

P. Suele decir que no va a investir ni a Arrimadas ni a Puigdemont. ¿Esto es irrevocable?

“Queremos cambiar Cataluña para cambiar España”

LL. B / À. P

P. En un escenario de pactos ¿Quién tendrá más voz? ¿Usted, Colau o Iglesias?

R. Nuestro espacio político es soberano y tenemos una magnífica relación con nuestros aliados. Pero siempre ha sido un espacio político propio de Cataluña. Construimos juntos pero no se puede comparar con la relación que tienen por ejemplo el PSC y el PSOE.

P. ¿La decisión no estará subordinada a una lógica estatal?

R. No. Queremos cambiar Cataluña para cambiar España. Pero eso no es subordinación.

P. ¿Por qué Iglesias participa poco en campaña?

R. Pablo va a venir dos o tres veces. Tiene una presencia notable. Han venido Pablo Echenique e Irene Montero.

P. La sensación es que Colau no se implica mucho en la campaña del partido que fundó.

R. No, ella quería hacer actos de proximidad donde no está la prensa. Hemos hecho ya dos o tres juntos. Y mañana, otro.

P. ¿No tiene nada que ver con la posibilidad de que un eventual mal resultado afecte al Ayuntamiento de Barcelona?

R. No. Y eso no va a pasar.

P. Los sondeos les atribuyen menos de los 11 escaños que logró Catalunya Sí que es Pot. ¿Eso sería un fracaso?

R. No lo preveo. Vamos a ser muy decisivos y capaces de transformar la situación. Ganamos las dos últimas generales y los sondeos nos daban sextos.

P. ¿La crisis de Podem les ha perjudicado?

R. No, en la consulta [para integrarse a los comunes] hubo una participación histórica que me sorprendió. La mayoría apostó por una herramienta que hasta ahora siempre ha ganado las elecciones.

R. Sí. No pactamos ni nos sentamos a hablar con aquellos que practican políticas que van contra los derechos sociales.

P. Ustedes han ganado elecciones generales en Cataluña y ahora las encuestas les dan un papel secundario. ¿Por qué?

R. Cuando ves a Arrimadas y a Iceta pidiendo nuestra abstención o a los del bloque del Govern solicitando que vayamos con ellos, no diría que nuestro papel sea secundario.

P. Bueno, lo que sí le otorgan es un papel decisivo, de hecho, le dan la llave de la gobernabilidad. ¿Qué va a hacer con esa llave?

R. No queremos continuar como hemos estado hasta ahora. Queremos un pacto de gobierno que permita aunar a las fuerzas que se proclamen progresistas, tiene que ser un pacto transversal, de reconciliación, que tiene que abandonar cualquier veleidad de unilateralidad y la ilusión de que pactando con el PP eres alternativa en Cataluña, que es lo que está haciendo el PSC.

P. ¿Realmente ve viable una fórmula de gobierno con ERC y el PSC con los vetos mutuos que se ponen?

R. Es viable en la medida en que ninguno de los dos nos veta. Este país necesita un Gobierno progresista porque tiene una fractura social enorme. El PSC superaría así muchas contradicciones y es una alternativa que quiere una mayoría de sus votantes.

P. Si ese pacto no se produce ¿están dispuestos a asumir el riesgo de ir a unas nuevas elecciones?

R. La mejor forma es huir de los bloques. Vamos a trabajar ya para que no haya repetición.

P. ¿Han hablado ya con Esquerra y el PSC de ese Gobierno?

R. No, no, no tenemos tiempo.

P. Tener la llave de la gobernabilidad supone sufrir presiones, desgaste…

R. Las presiones han sido habituales, pero cuando entramos en política era para transformar la realidad. Ser decisivos no nos provoca ningún temor.

P. ¿El procés fue una estafa?

R. A ver… El anhelo de una parte de la sociedad de mayor soberanía y reconocimiento de Cataluña no es una estafa. La conversión de ese anhelo en un debate de poder ha llevado a que muchas cosas que se vendían, en realidad eran las contrarias. Las hojas de ruta sí han sido una estafa.

La hoja de ruta del procés fue una estafa. Y la declaración de independencia una enorme irresponsabilidad"

P. ¿Presentar un recurso contra el 155 en vísperas de la campaña fue un error de cálculo?

R. No, el Consell de Garantías, órgano estatutario del autogobierno de Cataluña, fue dejado de lado por las fuerzas de Govern. Ese mismo Consell ha dicho que el 155 no se ha aplicado como se debía. Tenemos una intervención absoluta del autogobierno, una sustitución del Estatuto y la aplicación del 155 es inconstitucional.

P. ¿Por qué?

R. Porque el 155 no permite disolver el Parlament ni convocar elecciones ni tener intervenido por completo el autogobierno de Cataluña.

P. ¿Qué hubiera hecho entonces el 27 de octubre después de que Puigdemont proclamase la república?

R. El 155 se aplica porque Rajoy y Puigdemont se pasan una semana enviándose cartas. Lo apropiado hubiera sido coger el teléfono y sentarse. No me parece tan difícil no jugar a la ruleta rusa con un país. La declaración de independencia fue una enorme irresponsabilidad política y luego vino el vacío.

P. Insisto, ¿qué hubiera hecho?

R. Sentarse. Y decir: “Usted no puede hacer esto”.

La mejor forma es huir de los bloques. Vamos a trabajar ya para que no haya repetición de elecciones"

P. Iceta dice que indultaría a los miembros del Govern y a los Jordis. ¿Usted también?

R. Ir a una situación de normalización democrática significa que no haya situaciones de prisión preventiva injustificadas. Iceta ha propuesto la fórmula del indulto pero rápidamente lo ha desmentido el PSOE.

P. Pero, ¿qué haría en concreto con los fugados y con los exconsejeros presos?

R. Ya dijimos que se podía llegar a una fórmula de amnistía.

P. ¿Un borrón y cuenta nueva?

R. (Pausa). Puede que haya algunos preocupados en enquistar la situación y otros preocupados en superarla. Y nosotros estamos preocupados en superarla, sí.

Puigdemont y Rajoy jugaron a la ruleta rusa. Tenían que haber hablado”

P. Ponen el acento en la cuestión social y poco en la bandera del referéndum. ¿Es porque es muy difícil que prospere?

R. El 80% de la población de Cataluña y el 57% de la de España creen que una de las grandes herramientas de desbloqueo es el referéndum. Lo que no puede ser es que toda la política catalana pase por la lógica del sí o no a la independencia.

P. ¿Debe votar toda España o solo Cataluña?

R. Es un debate eterno, pero creo que debe votar Cataluña.

P. ¿Pero si el Congreso se opone?

R. Estamos viviendo la crisis territorial más importante desde el 78 y pretender solucionarla sin hacer nada no es concebible ni sostenible. Un Estado no se puede mantener mucho tiempo practicando la excepcionalidad sin propuestas, que es lo que vemos ahora.

P. ¿Y esto no se soluciona con una reforma de la Constitución?

R. La reforma es el gran maná del PSOE y del PSC. Para nosotros lo importante son los cambios. Primero un gran consenso en Cataluña y luego un gran acuerdo con España, en nuestro caso, de encaje en España.