Sanidad achaca la saturación de La Paz al final del puente

La Comunidad y los sindicatos polemizan sobre la situación del área de urgencias

Más información

Los sindicatos de enfermería y de auxiliares del hospital La Paz denuncian que el servicio de urgencias del centro está saturado. Afirman que el lunes hubo un pico de pacientes, con 129 personas para 61 camas, lo que produjo una importante sobrecarga de trabajo para el personal. “Ha sucedido lo mismo que todos los años: [los responsables del hospital] no hacen las previsiones de llegada de gente enferma por la gripe y no refuerzan el personal”, se queja Juanjo Menéndez, portavoz de Sindicato de Enfermería (Satse). Ayer por la tarde, sin embargo, el servicio funcionaba con normalidad.

“El lunes, en la sala 1, habilitada para acoger a 12 personas, había 36. En las salas 2A y 2B, con capacidad para seis personas cada una, había 20 y 27, respectivamente. Y en la sala 3, que puede albergar a 18 personas, había 36”, afirman Marina Sepúlveda, delegada de Satse, y Esther Quiñones, de Comisiones Obreras. Sin embargo, un portavoz del hospital desmiente esos datos y afirma que la capacidad de las salas 2A y 2B es de 23 personas conjuntamente, y la de la sala 3 es de 30 personas.

Un portavoz de la Comunidad reconoce el pico de pacientes, pero añade que eso “suele pasar después de los puentes, sobre todo después de uno tan largo como el de la Constitución”. El portavoz del hospital afirma que desde el 24 de noviembre el centro ha reforzado con cinco enfermeras y cinco auxiliares el servicio de urgencias del hospital, que tiene capacidad para 101 pacientes en camas o sillones.

Juan José Ríos, subdirector médico de La Paz, afirma que el problema no es la gripe, que todavía no ha llegado en grandes cantidades a urgencias, sino los problemas respiratorios típicos de la época invernal, e incide en la mayor afluencia de pacientes tras los días libres: “Ha sido acabar el puente y ha habido una mayor afluencia. Es verdad que el personal de urgencias es el que más sufre eso”, continúa. “Por eso hemos buscado algunas camas para poder acoger a los enfermos. El problema es que tenemos una planta cerrada desde el verano, cuando sufrimos una inundación. Pero a finales del mes abrirá, así como un nuevo box para los pacientes de urgencias”.

Según Ríos, el problema no es que haya que ampliar el personal, sino que la estructura del hospital es antigua: “Vamos tomando medidas de cara al futuro y pronto se reformará completamente toda el área de urgencias, con una inversión de 13 millones de euros”.

El grupo de Podemos en la Asamblea calificó de “estado de guerra” la situación de las urgencias, y la atribuyó a un “problema estructural” de falta de personal y de recursos. La presidenta regional, Cristina Cifuentes, respondió que “de ningún modo” ha habido colapso en el servicio.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50