Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Diputación de Valencia lleva a la Fiscalía a Carles Recio, el funcionario que pasó 10 años sin ir a trabajar

La Corporación señala que los responsables que lo contrataron pudieron cometer malversación

El presidente de la Diputación de Valencia y alcalde de Ontinyent, el socialista Jorge Rodríguez.
El presidente de la Diputación de Valencia y alcalde de Ontinyent, el socialista Jorge Rodríguez.

El caso de Carles Recio, el escritor empleado por la Diputación de Valencia que pasó 10 años sin aparecer por su puesto de trabajo, acabará en la Fiscalía. La Corporación provincial ha informado este lunes de que ha trasladado el expediente disciplinario que le abrió en verano, antes de despedirlo, por si los hechos fueran constitutivos de delito.

El expediente interno se extendió a la directora del Archivo General, María José Gil, que era la jefa superior directa de Recio. Existe la posibilidad, señala la Diputación sobre la base de las alegaciones presentadas por la defensa letrada de Gil, que la contratación de Recio tuviera desde el principio un carácter fraudulento, algo que la Fiscalía decidirá ahora si investiga.

Recio, también autor de cómics, estuvo conectado con Unión Valenciana —escribió una biografía sobre su líder, Vicente González Lizondo—, el partido del que procedía Fernando Giner, presidente de la Diputación de Valencia cuando el escritor fue contratado. Giner se incorporó más tarde al Partido Popular, como la mayor parte de los cuadros del partido regionalista Unión Valenciana.

La Corporación que preside ahora el socialista Jorge Rodríguez indica que la investigación de la Fiscalía debería determinar "si el puesto creado en 2006 para Recio era necesario y si los entonces responsables de la Diputación eran conscientes de que no iba a trabajar".

El expediente disciplinario ha concluido que el puesto fue creado por la Diputación pese al criterio en contra del resto de funcionarios, que consideraban que no hacía falta.

"Lo que deberá aclarar la Fiscalía es precisamente si ese puesto como responsable de Actuación Bibliográfica era necesario y si los entonces responsables de la corporación, con Fernando Giner a la cabeza, eran conscientes de que Carles Recio no acudía a trabajar", indica la Diputación.

"Nos podríamos encontrar ante la existencia de delitos de prevaricación o malversación de caudales públicos por la creación de un puesto de trabajo ficticio en el Archivo-Biblioteca, que después no ha sido ejercido por su titular, apuntando que puedan existir otro tipo de responsabilidades que subyacen en el presente asunto", prosigue la Corporación sobre la base de las alegaciones presentadas por la superior directa de Recio.

Este fue apartado de su puesto el pasado mes de agosto mediante un decreto que recogía una falta muy grave por abandono continuado de servicio, tipificada en la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público, después de que el diario El Mundo publicase que llevaba una década sin ir a trabajar.

El escritor protagonizó otro escándalo en 2005, cuando se descubrió que mientras trabajaba para la Diputación mantenía abierto un prostíbulo masculino en su vivienda. Socialistas y Esquerra Unida pidieron entonces su destitución, pero la Corporación provincial consideró que se trataba de un asunto personal.