Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guerra acusa a los independentistas de “robar el fuego sagrado de la democracia”

El Gobierno distingue al exvicepresidente socialista por su defensa de la Constitución

Alfonso Guerra recibe de Juan Ignacio Zoido el reconocimiento del Gobierno por su defensa de la Constitución.
Alfonso Guerra recibe de Juan Ignacio Zoido el reconocimiento del Gobierno por su defensa de la Constitución.

El exvicepresidente del Gobierno y expresidente de la Comisión Constitucional del Congreso, Alfonso Guerra, ha acusado hoy a los independentistas catalanes de cometer "el más grave latrocinio, que es robar el fuego sagrado de la democracia, no respetar las leyes que nos hemos dado".

Guerra, quien ha recibido en Sevilla del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, el premio Plaza de España, con el que la Delegación del Gobierno en Andalucía reconoce el cumplimiento, la defensa y la difusión de los valores de la Carta Magna, ha defendido el carácter histórico de la Constitución de 1978, que ha tildado de "acta de paz" entre las dos Españas enfrentadas secularmente.

En su opinión, esta Carta Magna contiene un "principio político" histórico: "Que después de dos siglos de enfrentamiento, una guerra incivil y una larga etapa de destrucción de las libertades, no es solo un texto jurídico, es un acta de paz, un armisticio general de la dos Españas".

La ha definido como la Constitución "del consenso", entendido como "la nómina de las renuncias que todos tuvimos que hacer" y frente a quienes la critican ha apostillado: "Se hizo lo que necesitaba España; un poco más de avance hubiera tenido la negativa de medio país y un poco menos, la negativa del otro medio".

Ha sostenido que España "es un país extraño", cuyo himno carece de letra y del que se dice que "carece de relato" y ha enfatizado: "El relato de España, después de dos siglos de enfrentamientos, es el relato de la Transición el de, por una vez, caminar juntos".

Para Guerra, la Carta Magna de 1978 -"la Constitución democrática más larga que ha existido en nuestra historia", ha demostrado una enorme fortaleza, ha soportado a los golpistas "nostálgicos", a un terrorismo "brutal" y ahora a "intentos de separatismo que no triunfarán".

En anteriores declaraciones a los periodistas, ha opinado que la declaración unilateral de independencia de Cataluña fue "un golpe de Estado" y que quienes cometen un golpe de estado "tienen que saber que gratis no puede ser y que tendrán que pagarlo".

"Eso valdrá para que otros se lo piensen antes de cometer actos ilegales de tal gravedad", ha añadido.

Guerra ha confiado en que las elecciones del 21D los defensores de la Constitución consigan más apoyos" que los independentistas "y se pueda volver a una vida dentro de la convivencia política y democrática".