Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juzgado de Reus interroga a cuatro bomberos por alentar al odio contra los policías

Los miembros del cuerpo han declarado junto a dos empresarios que echaron a los agentes de un gimnasio

El alcalde de Reus, Carles Pellicer, en los juzgados.
El alcalde de Reus, Carles Pellicer, en los juzgados.

El juzgado de instrucción 2 de Reus ha tomado declaración este viernes a otros seis investigados por un delito de incitación al odio contra la policía. Tras la comparecencia, este jueves, del alcalde Carles Pellicer y de seis concejales que firmaron un manifiesto que condenaba la actuación policial durante el 1 de octubre. Asimismo, instaba a los agentes a abandonar Reus, hoy ha sido el turno de cuatro bomberos y de los dos responsables de un gimnasio de la ciudad en el que, presuntamente, los policías fueron vejados.

Los dos empresarios han tenido que aclarar qué motivos les impulsaron a expulsar del gimnasio a los agentes que se ejercitaban en él y porqué les vetaron el acceso. Supuestamente, fueron las quejas de otros usuarios del centro deportivo lo que llevó a los responsables del gimnasio a no aceptar más a los miembros de la Policía Nacional como clientes. La juez también ha citado hoy a cuatro bomberos del parque de Reus por su presunta relación con uno de los escraches que tuvieron lugar ante el Hotel Gaudí, el establecimiento donde se alojaban varias decenas de policías. Fue el 3 de octubre, día en que estaba convocada una huelga general y una manifestación en Reus que reunió a más de 10.000 personas, cuando, según un atestado de la Policía Nacional, varios bomberos se personaron ante las puertas del hotel. Su objetivo era alentar a los manifestantes a gritar proclamas en contra de la presencia en la ciudad del contingente policial de refuerzo. La juez ya pidió con anterioridad a los bomberos que aclarasen si en aquella fecha tuvieron que atender alguna emergencia cerca del Hotel Gaudí, situado en pleno centro de Reus.

Los bomberos, que hoy han respondido solo a las preguntas de sus letrados, se enfrentan, además de al delito de odio, a un presunto delito de malversación ya que acudieron a la concentración vistiendo chaqueta de trabajo y elementos propios de sus uniformes reglamentarios. Varias decenas de personas se han personado ante el juzgado de Reus para apoyar a los investigados antes de su comparecencia ante la juez y se han escuchado gritos de "no estáis solos" en el momento en qué entraban al edificio judicial.