Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berenice Abbott más allá de las imágenes de Nueva York

Una muestra en Tabakalera repasa el trabajo una de las más ilustres pioneras de la fotografía

Imagen de la muestra dedicada a Berenice Abbott en el centro Tabakalera de San Sebastián.
Imagen de la muestra dedicada a Berenice Abbott en el centro Tabakalera de San Sebastián.

Berenice Abbott, una de las más ilustres pioneras de la fotografía, documentó la transformación urbana de Nueva York durante los años 30 para componer la obra más emblemática de una trayectoria con otros capítulos que se recogen en Topografías, la exposición que reúne su trabajo en San Sebastián.

MÁS INFORMACIÓN

La muestra, abierta hasta el próximo 25 de marzo, recupera 82 fotografías de Abbott en la sala Artegunea de Tabakalera, propiedad de la Fundación Kutxa, en las mismas paredes en las que hasta la semana pasada han estado colgadas las obras de Chema Madoz. Esta nueva muestra ahonda en la figura de Abbott, una mujer nacida en 1898 en Ohio, que estudió periodismo y se trasladó en 1918 a Nueva York con la ilusión de ser escultora.

A los 22 años Abbott se trasladó a París, en busca de la vanguardia artística, y allí contactó con Man Ray, que la empleó como laborante en su estudio, donde "nunca le enseñó a tomar una fotografía", según ha explicado la comisaria de la exposición, Anne Morin.

Fotografías de Berenice Abbott en la exposición de Tabakalera.
Fotografías de Berenice Abbott en la exposición de Tabakalera.

No obstante, Abbott sí pudo utilizar el estudio de Man Ray para dar sus primeros pasos como fotógrafa, hasta que abrió su propio negocio en París, donde se dedicó fundamentalmente a retratar a figuras como James Joyce, Djuna Barnes, André Gide, Cocteau, Peggy Guggenheim y Dorothy Whitney, entre otros. 17 de estos retratos pueden verse en esta muestra.

De la mano de Man Ray, la fotógrafa estadounidense conoció a su mayor maestro y más profunda inspiración, el fotógrafo francés Eugène Atget, a quién el Gobierno galo había encargado captar imágenes de edificios para documentar el patrimonio de ese país. Tras la muerte de Atget en 1927, Berenice Abbott adquirió gran parte de su obra, unas 7.000 placas y 10.000 positivos, y se propuso difundir su trabajo, para lo que volvió a Nueva York en busca de editor.

Una vez allí, Abbott, profundamente influida por Atget, se dedicó a documentar la gran transformación arquitectónica y urbana que estaba experimentando Nueva York a raíz de la revolución industrial, cuando pasó de ser una ciudad "horizontal" a crecer en "vertical" hasta adquirir la dimensión que exhibe ahora.

El "choque" entre la antigua ciudad y la nueva gran urbe que se imponía rápidamente en los años 30 fue uno de los grandes motivos que se reflejan en la obra "Changing New York", una serie de la que la sala Artegunea muestra 39 fotografías.

La exposición reúne también ocho fotografías inéditas de un viaje que Abbott emprendió en 1954 desde Maine a Florida por la Route One y que muestran distintos aspectos de los Estados Unidos al más puro estilo de su amigo Walker Evans. En esa misma década Abbott dio un gran giro en su obra para centrarse en la fotografía científica, "el único modo de documentar lo invisible", y se convirtió en editora de la publicación especializada Science Illustrated.

El paso de la luz a través de un prisma, la caída de gotas de agua o la plasticidad de un campo magnético fueron algunos de los motivos que sirvieron a la fotógrafa estadounidense para crear imágenes artísticas de inusual belleza.

En 1960 cerró el capítulo científico y seis años después se retiró tras la muerte de su compañera sentimental, Elisabeth McCausland, con quien compartió su vida durante más de 30 años. Desde entonces centró su esfuerzo en promocionar la obra de su admirado Eugène Atget, aunque nunca dejó de coger su cámara para fotografiar la realidad que le rodeaba, en Maine, donde se refugió, hasta su muerte en 1991.