Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PNV y PSE pactan una rebaja fiscal para lograr el apoyo del PP a los Presupuestos

Los socios del Gobierno vasco acuerdan rebajar el Impuesto de Sociedades del 28% al 24%

Alfonso Alonso, presidente del PP vasco, conversa con el lehendakari Urkullu en los pasillos del Parlamento.
Alfonso Alonso, presidente del PP vasco, conversa con el lehendakari Urkullu en los pasillos del Parlamento.

El PNV y el PSE-EE, socios en el Gobierno vasco, han acordado rebajar el tipo del Impuesto de Sociedades que pagan las empresas en Euskadi del 28% al 24%, un punto menos de lo que pagan en el resto de España, lo que podría facilitar que el PP apoye los Presupuestos vascos de 2018.

La rebaja fiscal era una de las condiciones que el partido presidido por Alfonso Alonso había puesto encima de la mesa para aceptar una negociación de las Cuentas del Gobierno vasco. El lehendakari Iñigo Urkullu ya había asegurado que estaba plenamente implicado en modificar la fiscalidad para lograr atraer al PP vasco. El PNV y los socialistas han accedido finalmente a retocar la reforma fiscal que habían pactado y, de este modo, acercan posiciones con los populares vascos.

El mismo día en que el Congreso ha dado este jueves luz verde a la aprobación del Cupo vasco, con el apoyo entre otros del PP y del PSOE (Ciudadanos y Comrpomís han votado en contra), los nacionalistas vascos han aceptado una propuesta realizada por el PSE para el tipo impositivo a las grandes empresas del 28% al 24% y del 24% al 20% a las pymes. Esta reducción se llevará a cabo en un plazo de dos años.

Esta decisión se acerca a los planteamientos que había exigido el PP para aprobar una fiscalidad que favorezca la competitividad de las empresas. El PNV y el PSE consideran que los retoques que han introducido se consigue recaudar lo mismo prácticamente por el Impuesto de Sociedades e, incluso, se logra un mejor comportamiento de la recaudación.

Para compensar la pérdida de recaudación por la rebaja de los tipos nominales, la propuesta establece tres mecanismos. El primero consiste en "endurecer las posibilidades de descontarse ejercicios negativos anteriores". También prevé "limitar, por primera vez, las deducciones por I+D+i", y por último, subir "los tipos mínimos" que ahora estarían en el 11% y en el 13% para establecerse en el 15% y el 17%.

El PNV centrará ahora todos sus esfuerzos en renovar las cuentas del próximo ejercicio con el apoyo o la abstención del PP, como sucedió con los presupuestos de 2017. Los nacionalistas han descartado hacerlo con EH Bildu, segundo partido de la Cámara vasca, que exigió al partido de Ortuzar que rompa con "los partidos que defienden el artículo 155", en alusión al PP y al PSOE.

El parlamentario del PP vasco y portavoz para asuntos económicos, Antón Damborenea, ha opinado que la nueva reforma fiscal pactada por PNV y PSE-EE va "bien orientada" y allana el camino para un acuerdo sobre los Presupuestos vascos.