Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Maldito seas 47 veces”

El agente municipal que destapó el chat policial contra Carmena y en el que se alababa a Hitler no denunció delitos de odio, sino amenazas contra él

Agentes de la Policía Municipal, en una imagen de archivo. VÍDEO: ATLAS

El agente que ha destapado las conversaciones de un chat privado de policías municipales de la capital y donde se insultaba gravemente a la alcaldesa Manuela Carmena, se alababa a Adolf Hitler o se pedía matar “moros” acudió el pasado viernes al juzgado de guardia para pedir una orden de protección. El funcionario se sintió amenazado por algunos compañeros tras avisarles de que que iba a denunciar el contenido de sus mensajes. El Ayuntamiento ya ha identificado a los integrantes de la conversación y se lo ha comunicado al juez, tal y como este le solicitó.

El chat que recogía los insultos, descalificaciones y amenazas fue creado hace un año y medio por integrantes del grupo de noche de la Policía Municipal para reivindicar la jornada laboral nocturna de 10 horas y aumentar así sus días de libranza. Ha llegado a tener 200 miembros, pero ahora cuenta con unos 100. Entre ellos estaba el agente denunciante y cuyo alias es Ronin 47. Este fue recopilando, con el paso de los meses, mensajes denigrantes contra extranjeros y políticos. A la alcaldesa, por ejemplo, la que llamaban “vejestorio despreciable” o se deseaba su muerte: “Lo que es terrible es que ella no estuviera en el despacho de Atocha cuando mataron a sus compañeros” o “que se muera la zorra vieja ya”.

Según fuentes policiales, el agente acudió entonces a la Unidad de Gestión de la Diversidad de la Policía Municipal —especializada en la investigación de delitos de odio— para denunciar, no los comentarios xenófobos o racistas de sus compañeros, sino las amenazas que comenzó a recibir cuando les anunció que sus palabras podían ser un delito. El atestado fue trasladado entonces a la Fiscalía de Delitos de Odio, pero los especialistas del ministerio público rechazaron tramitar el caso porque el agente no denunciaba el tipo de delitos que tramitaban, sino intimidaciones contra él. Por tanto, esta fiscalía no era el departamento adecuado para el caso.

Coacciones a través de las aplicaciones del móvil

“Hay un canalla en el cuerpo. Una chivata asquerosa, le llaman la japonesa, es un traidor sin rival. Cobarde, mal compañero, profesionalmente un canalla”. Así comienza la última amenaza que está circulando por las aplicaciones de mensajería de los teléfonos móviles contra Ronin 47, el agente que ha pedido una orden de protección por amenazas tras sacar a la luz mensajes contra Manuela Carmena.
El escrito, al que ha tenido acceso EL PAÍS, acusa al agente de ser un “malvado de libro” y un “cobarde asqueroso” que “se ha chivado de una gente que pensaba que era un hombre de fiar”. “Lo que es un foro privado de opiniones personales lo ha convertido en un delito. Lo denunció, lo chivó y, no contento con esto, protección solicitó, acusando de asesinato aquellas pobres personas a las que sin duda alguna la vida les ha arruinado”, añade.
La denuncia de Ronin 47 ha dañado “el honor, la imagen y el nombre del cuerpo”. “Que este canalla lo pague, no se nos puede escapar, todo el daño que ha creado, este tiene que purgar. Tú no te vas a escapar”, concluye la amenaza.

Por eso, el agente acudió el pasado viernes al juzgado de guardia de la plaza de Castilla. Al frente de él se encontraba el titular del Juzgado de Instrucción número 42. El policía le solicitó una orden de protección por las amenazas recibidas, según confirmaron fuentes judiciales. El magistrado dictó entonces un auto en el que requería a la policía que se señalara a los integrantes del chat. Fuentes de la Concejalía de Seguridad confirmaron ayer que ya estaban identificados y que se iba a pasar todo el informe al instructor. Este todavía no ha decretado ninguna orden de alejamiento.

El propio Ronin 47 confirmó a EL PAÍS que la Policía Municipal le ha puesto escolta y que ha aumentado sus medidas de protección hasta que el juez resuelva. El agente no ha querido entrar en la polémica abierta tras la difusión de los mensajes. “Estoy a la espera de lo que diga el juez, como he hecho en toda mi carrera profesional. Ya me suponía que una vez que entregara la prueba podría suceder algo así. Yo fui por un delito de amenazas, lo otro es un añadido”, agregó Ronin 47. “Si es un delito de amenazas o de odio, o de ambos, o si ha habido revelación de una conversación privada, lo tiene que decir el juez”, añadió.

El policía ha recibido, según confirma, nuevas amenazas a través de diferentes chats y redes sociales. “El tío sigue soltando mierda sin vergüenza y sin medida, calumniando sin parar, hundiendo a los compañeros. Maldito 40 veces o mejor 47”, recoge la última intimidación.

“Declaré intimidaciones, lo otro es un añadido”, dice Ronin 47

El concejal de Seguridad, Javier Barbero, anunció ayer que el Ayuntamiento evalúa apartar a “la media docena o una docena” de agentes que han vertido esos insultos contra la alcaldesa. Eso sí, el propio concejal adelantó que primero tiene que esperar a que se pronuncie la justicia para ver qué medidas se pueden tomar después. Su concejalía ha abierto una información reservada, previa al expediente sancionador. “Es estremecedor leer los contenidos. Que estén uniformados y trabajando como policías me parece que es romper con el trabajo que hace no solo la policía sino también el propio Ayuntamiento”, mantuvo Barbero.

Ronin 47 es delegado de Comisiones Obreras (CC OO). Este sindicato ha salido en su defensa en Twitter: “Estamos orgullosos de la valentía y ejemplo de nuestro compañero ante una banda de violentos disfrazados de policías. No está solo, tiene codo con codo a su organización” y “en CC OO condenamos y despreciamos que existan estos delincuentes agresivos. Cualquier organización que se precie digna de policía de Madrid exigirá depuración de responsabilidad”.

El Colectivo Profesional de Policía Municipal, el mayoritario en el cuerpo, reprobó las opiniones del chat, pero también condenó que “expresiones privadas se hicieran públicas” por un agente. También se preguntaba el motivo: “Esta persona [Ronin 47] como administrador de un foro público consintió descalificaciones y nunca denunció”. “Buscar comentarios aislados sin conocer el contexto es cuanto menos sorprendente, máxime cuando el sindicato del que es delegado el denunciante ha juzgado sin respetar la presunción de inocencia”, explican.

Los sindicatos, divididos ante la difusión de los mensajes privados

La Unión de la Policía Municipal (UPM) le acusa de haber incitado a sus compañeros: “Sus expresiones de provocación en ese chat desde hace casi tres meses iban encaminadas a conseguir estas desgraciadas capturas de mensajes descontextualizadas”.

La Asociación de Policía Municipal Unificada (APMU) mantiene que se trata de “mensajes privados, realizados en un grupo integrado por policías, en su mayoría amigos y compañeros” y que pertenecen “a su esfera privada, dentro de su libertad de expresión, siendo vulnerado su derecho a la intimidad al hacerse públicos, y siendo catalogados como delito de odio sin haber sido juzgados”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram