Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aprueba el protocolo para episodios de alta contaminación de la región

La velocidad en M-40, M-45 y vías de acceso de alta capacidad de tráfico se podrá limitar a 90 kilómetros por hora

Paneles informativos M-30 con la prohibición de entrar a Madrid el año pasado.
Paneles informativos M-30 con la prohibición de entrar a Madrid el año pasado.

El Gobierno regional ha dado el visto bueno al protocolo marco por episodios con alta contaminación, adelantado por EL PAÍS y que entrará en vigor en breve, tras su publicación en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid. "Se trata de dar coherencia a todas las actuaciones que se deben llevar a cabo, además de potenciar la coordinación entre los diferentes Ayuntamientos de la región", ha destacado Cristina Cifuentes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. Las actuaciones previstas incorporan de forma activa a los 15 grandes municipios de más de 75.000 habitantes, que están obligados a elaborar en "un año" sus propios protocolos. Estos "podrán ser más restrictivos que el de la Comunidad, pero no menos", ha puntualizado.

El plan se diferencia del puesto en marcha por el Ayuntamiento de Madrid en que "apuesta por la prevención" para evitar adoptar medidas restrictivas, ha asegurado la presidenta. En su opinión, el protocolo de la capital se caracteriza por la improvisación. Por ejemplo, no se avisa con la suficiente antelación ni a los ciudadanos ni a la propia Comunidad de Madrid, que en muchas ocasiones se ha enterado por las redes sociales. En cuanto a las restricciones al tráfico, se opta por alejarse de la prohibición de entrar en la ciudad a las matrículas pares o impares y apostar por catalogar los vehículos dependiendo del grado de contaminantes que emitan. 

El nuevo protocolo establece tres niveles de actuación: información y preaviso, aviso y alerta, Para su puesta en marcha se ha dividido la región en siete zonas, distribuidas en Madrid capital, Corredor del Henares, aglomeración urbana sur, los municipios del noroeste, la sierra norte, la cuenca del Alberche y la del Tajuña. Con independencia del tramo donde salten las alarmas -la región cuenta con 24 medidores- las medidas de restricción de velocidad serán generalizadas.

El nivel de información y preaviso se producirá cuando dos estaciones de una misma zona registren más de 180 microgramos por metro cúbico de dióxido de nitrógeno (NO2) durante dos horas consecutivas. De ahí, se pasaría al aviso, en el que la medición llegaría a los 200 microgramos por metro cúbico también durante dos horas seguidas.

El tercer momento llegaría con la alerta, cuando se superen los 400 microgramos en tres estaciones de la zona 1 (Madrid ciudad); en otras zonas bastaría con que ese límite se traspasara en dos o en un punto de medición.

Dependiendo del nivel empezarán a activarse los diferentes escenarios, hasta 4, igual que en el Ayuntamiento de Madrid. El 1 se producirá cuando la información y preaviso lleve un día en marcha. Las actuaciones serán meramente informativas y de promoción del transporte público. Dentro de estas últimas no se prevé la gratuidad de la red, que supondría un coste diario de cuatro millones de euros, según ha informado la presidenta regional.

La limitación de velocidad se activará en el escenario 2, cuando el nivel de información y preaviso supere los dos días o se cumpla un día en el de aviso. Se reducirá la velocidad en la M-40, M-45 y vías de acceso de alta capacidad a 90 kilómetros por hora. En los tramos de la red regional bajará a 70 kilómetros hora. En este escenario, los Ayuntamientos también podrán establecer restricciones al tráfico en sus términos municipales.

El escenario 3 aparecería cuando se esté en el nivel de aviso dos días consecutivos. A las medidas anteriores, se reducirá la velocidad máxima en autovías y autopistas exteriores a la M-50 a 100 kilómetros por hora. Se prevé mejorar la capacidad del transporte público y la reducción de las emisiones en los sectores productivos más contaminantes y de las obras públicas, ha explicado Pedro Rollán, consejero de Medio Ambiente. Al mismo tiempo, se recomendará reducir el uso de calefacciones a 21 grados, una medida que será obligatoria en los edificios oficiales de la región. Al mismo tiempo, se adoptarán medidas para facilitar la flexibilidad de horarios en las administraciones públicos y evitar las "horas puntas".

Finalmente, se contempla un escenario 4, en principio, bastante improbable. Cuando se cumpla un día entero de nivel de alerta, se reducirá la velocidad en la M-50 (de competencia estatal) a 90 kilómetros por hora. Se producirían, al mismo tiempo, recomendaciones al sector privado, con planes de movilidad y teletrabajo en empresas de más de 250 trabajadores y medidas para la reducción de emisiones.

 

 

 

 

 

 

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram