Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ley de Acompañamiento a los Presupuestos sale adelante con los votos de los ex de Ciudadanos

Podemos, que da sustento al Consell del Botànic, se ha abstenido por la negativa de los socialistas a negociar la tasa turística

El consejero de Hacienda, Vicent Soler, en el pleno de las Cortes de hoy viernes.
El consejero de Hacienda, Vicent Soler, en el pleno de las Cortes de hoy viernes.

El pleno de las Cortes Valencianas ha rechazado las enmiendas a la totalidad del PP y Ciudadanos a la ley de Acompañamiento a los Presupuestos de la Generalitat de 2018 gracias a los cuatro votos de los diputados no adscritos, ex de la formación de Albert Rivera. Podemos, formación que da apoyo al Gobierno del Botànic se ha abstenido.

Nada más anunciar Podemos que se abstendría -han contestado que no a la tasa turística que proponen- ha comenzado a especularse en el Parlamento con la posibilidad de que la ley fuera devuelta al Consell por falta de apoyos. El diputado de Podem Antonio Montiel ha asegurado que "contra la prepotencia del poder es necesario un tanto de humildad" y ha advertido que "la soberbia es malísima para gobernar en minoría.

Tras recordar que su formación nunca dio un "cheque en blanco" al Consell, ha reivindicado una "negociación sin vetos previos" sobre un impuesto del que se dijo que se hablaría. "Lo único que pedimos es que se cumplan los acuerdos", ha incidido, para agregar que no ve "ningún problema" para que esa tasa pueda aplicarse y que el único es que "parte del PSPV tiene un problema con Hosbec (la asociación hotelera de Benidorm), tiene miedo de abordar reformas estructurales".

"Somos respetuosos con el Acord del Botànic, pero no con los partidos, sino con la voluntad de la gente que nos puso aquí, no es un acuerdo de camarillas", ha justificado Montiel, que también ha pedido "velocidad, ambición y profundidad" en las reformas del Consell, que ahora "presenta proyectos de ley a cascoporro" que no elaboró en el año y medio anterior.

De hecho, el PP le ha pedido el apoyo a la enmienda presentada no para respaldar a los 'populares', sino porque el Consell merece "un escarmiento". "Van demasiado sobrados y lo saben", ha recordado su portavoz adjunta, Eva Ortiz.

El portavoz socialista, Manolo Mata, ha respondido a Montiel que si mala es la "soberbia de las minorías", tampoco vale "la soberbia intelectual del que cree que tiene razón en todo" y ha incidido que este año el Consell ha presentado las leyes de presupuestos y de acompañamiento "más podemizadas" de todas. Además, ha insistido al preguntar si creen que vale la pena por una tasa con la que se podrían recaudar 40 millones de euros "arruinar un presupuesto de 20.000 millones".

Ambos también han mostrado sus discrepancias respecto a la línea de subvención de 3 millones a Air Nostrum, que rechaza el PP igualmente, y que Mata ha equiparado a la que recibe Ford y que se otorga a una empresa valenciana "que no va a hacer ningún expolio". Para Podemos, que sea una compañía de bandera no es razón suficiente y ha apuntado que siguiendo ese argumento "luego vendrá Balearia".

Abrupto final de Soler

El consejero de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, ha presentado el proyecto de ley, que "profundiza en el espíritu del Botànic", y ha destacado que por primera vez no se regula en ella ninguna tasa, siguiendo las recomendaciones del Consell Jurídic Consultiu (CJC), que son reguladas en una ley propia, creada ad hoc.

Soler ha repasado algunas de las modificaciones legislativas que contempla, entre ellas la fiscalidad del juego, la reforma para poder convertir al IVF en banco público, la delegación de competencias para llevar a cabo el plan Edificant, la prestación farmacéutica en centros sociosanitarios o la integración del personal de La Ribera tras la reversión a la sanidad pública.

El pleno ha comenzado con polémica cuando el consejero se ha pasado un minuto de su tiempo de intervención y se han escuchado pitos desde la bancada del PP, ante lo que Soler ha señalado que dejaba de hablar tras esta "muestra de mala educación". La diputada del PP Eva Ortiz ha replicado que podría él también "respetar esta Cámara" dado que un día antes también sobrepasó en dos minutos explicando los presupuestos.

Ortiz ha asegurado que esta ley representa "la imposición, caos y sectarismo" y ha lamentado que se incluyen modificaciones a leyes cuyo cambio se está tramitando ya en el Parlamento, lo que ha considerado una "falta de respeto" a la institución. Así, ha indicado que la enmienda lo es, en realidad, a un Consell "caótico, agotado y sectario" y ha avisado de la inconstitucionalidad de alguna de sus medidas, como la regulación del modelo de prestación farmacéutica que afecta a centros privados o la regulación de horarios comerciales.

A su juicio, el Consell pretende "regular todos los ámbitos" de la vida de los valencianos, a través de la nueva radiotelevisión, el "sectarismo" en los colegios y en el tiempo de ocio "imponiendo dónde, cuándo y a quién hay que comprar".

Mireia Mollà, diputada de Compromís, ha defendido las medidas que contempla la ley y sobre la regulación del modelo farmacológico ha dicho que se trata de evitar que las personas en centros privados asuman un "repago" y se les pone en el centro, al tiempo que ha explicado que el banco público no necesitará ficha bancaria porque no se dedicará a captar depósitos, sino al apoyo a los sectores productivos valencianos.

Desde Ciudadanos, Antonio Woodward, ha criticado las alusiones a un banco público que es "irreal" y ha incidido en la necesidad de regular el impuesto de sucesiones y donaciones en determinados casos, como el de familiares no directos que heredan tras haber estado cuidando y conviviendo con la persona antes de fallecer. También echan de menos medidas fiscales para combatir la despoblación.

Más información