James y Oliver Phelps: “Echamos de menos todo lo relacionado con Harry Potter”

Los hemanos que encarnaron a los gemelos Weasley en la saga de Harry Potter inauguran una exposición que les trae grandes recuerdos

Los hermanos James (izquierda) y Oliver Phelps, en la inauguración de la exposición.
Los hermanos James (izquierda) y Oliver Phelps, en la inauguración de la exposición. Jaime Villanueva

Sin túnicas y despojados de sus varitas, los actores gemelos James y Oliver Phelps (Sutton Coldfield, Inglaterra, 1986), que dan vida a los hermanos Fred y George Weasley en la saga de Harry Potter, acudieron ayer a la inauguración de Harry Potter: The Exhibition. “Me hubiera encantado quedarme con mi varita”, reconoce James, que interpretaba a Fred. “Pero no pude: al final la varita está rodando por el mundo. Ya la han visto casi cinco millones de personas”, añade. A su hermano Oliver le hubiese gustado llevarse a casa una estatua de tamaño real de Dobby, el elfo doméstico que Harry liberó del yugo de los Malfoy, lacayos de Voldemort y enemigos del protagonista.

Más información
Harry Potter hechiza Madrid
Los secretos que Harry Potter escondió en Portugal

“He visto un libro que firmamos en una escena en la película de La Orden del Fénix y he recordado hasta su olor”, apunta James durante la visita. Ambos hermanos reconocieron revivir anécdotas y recuerdos compartidos durante los 10 años que duraron los rodajes de las ocho películas: “Incluso cogimos cariño a algunos de los objetos que eran parte del atrezzo. He hablado con otros actores de la saga que también han visitado la exposición, y les ha pasado algo similar”, cuenta Oliver.

Los Phelps participaron en la primera película de Potter con 14 años, y aún recuerdan los nervios de aquel rodaje. James confiesa que durante mucho tiempo La piedra filosofal fue su favorita, pero que después de haberla visto cada Navidad en la televisión, prefiere las dos últimas: Las reliquias de la muerte, tanto su primera como su segunda parte. Ambos reconocen haber cogido especial cariño a sus personajes. De hecho, James revela que se sintió apenado cuando descubrió que el suyo moría asesinado en la última entrega. “Estaba de viaje en Japón, leí el pasaje en un tren y cuando llegó el revisor le dije: ‘Espere un momento, acabo de morir”, bromea. Sin embargo, ambos dicen sentirse aliviados al saber que jamás volverán a teñirse el pelo: los personajes que la escritora J. K. Rowling creó eran pelirrojos y ellos no lo son.

La gente aún sigue reconociéndolos por la calle. Pese a que aseguran que sus personalidades son diferentes a las de Fred y George Weasley, no les importa que el público siga identificándolos con ellos por la calle: “Es sorprendente. Hemos estado paseando hoy por Madrid y la gente nos gritaba”, cuenta Oliver.

También afirma que uno de los personajes que más les gustan de la serie de películas es el profesor de Defensa contra las artes oscuras Gilderoy Lockhart (interpretado por Kenneth Branagh en Harry Potter y la cámara secreta). “De hecho, en la escuela teníamos un profesor que se le parecía”, comenta Oliver.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS