Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un hombre tras un atraco con rehenes en Usera, Madrid

El asaltante se entregó tras haber retenido a una decena de personas en una sucursal bancaria

Atraco en Usera Ver fotogalería
El atracador encañona con un arma falsa al director de la sucursal de Bankia.

La policía ha detenido este jueves a un hombre de unos 60 años que había entrado armado a una sucursal de Bankia en el madrileño distrito de Usera y mantuvo retenidas durante aproximadamente una hora a alrededor de una decena de personas, entre trabajadores y clientes. Los agentes han informado de que el arma resultó ser falsa. Apenas una hora y media después de que el asaltante se entregara, la policía volvió a acordonar la zona y creó un amplísimo perímetro alrededor del banco, situado en la calle Dolores Barranco —cerca de la junta municipal y de la comisaría de policía—, después de haber hallado dentro del establecimiento un móvil con unos plásticos y unos cables que había dejado allí el atracador. Efectivos de Unidad Central de Desactivación de Explosivos han confirmado que no hay peligro y han levantado el cordón policial. 

El atracador, que se llama Antonio y vive en la calle Mariano Vela, a solo unos minutos andando de la sucursal que atracó, entró en el establecimiento alrededor de las 9.50. En el banco había solo unos 500 o 600 euros en efectivo, según explican fuentes de la investigación, pero el asaltante aseguraba que no saldría del establecimiento si no le entregaban, al menos, 6.000 euros. 

A la zona acudió el Grupo XII de la policía judicial, especializado en atracos, que rápidamente comenzó la negociación con el asaltante vía telefónica hasta que lo convenció para que se entregara. El atracador permaneció alrededor de una hora en el banco, con las persianas bajadas. Fue soltando uno a uno a los rehenes, a quienes acompañaba a la puerta. A uno de ellos lo sacó encañonado. Finalmente se quedó solo con el director, a quien había amenazado con su arma nada más entrar en la sucursal. Cuando decidió entregarse, Antonio acompañó al responsable del banco a la calle, soltó el arma, y los agentes de policía lo llevaron nuevamente hasta el interior del establecimiento.  

Antes del atraco, el asaltante había pedido una copa de ron en un bar cercano, según ha relatado una empleada del local. Ella, que en un primer momento se negó a servirle porque el hombre estaba "borracho", finalmente accedió. Fuentes de la investigación explican que debía tomar algún tipo de medicación y que no están seguros de que últimamente estuviera siguiendo la prescripción médica. Esta mañana, tras beberse la copa y un vaso de agua, Antonio se dirigió al banco. 

Momento de la detención del atracador en Usera, este jueves.

De allí salió esposado, pasadas las 11.00, cuando varios agentes lo sacaron de la sucursal. Vestía una chaqueta militar y llevaba la capucha puesta. Fue trasladado a la Jefatura Superior de la Policía de Madrid, donde será interrogado. 

Ildefonso Martínez, un vecino de Antonio, relata que esta mañana se enteró del atraco cuando fue a buscar su coche y encontró la zona acordonada. En un momento en que el asaltante acompañó a un rehén a la calle, lo reconoció. "Solía montar problemas en el barrio", asegura. 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información