La CUP afirma que no avalará “ningún pacto” que excluya la independencia

Núria Gibert, portavoz de la CUP, advierte de que no comparten las negociaciones que puedan mantener Puigdemont con el Gobierno

Regidoras de la CUP cuelgan una pancarta esta mañana en el Ayuntamiento de Barcelona.
Regidoras de la CUP cuelgan una pancarta esta mañana en el Ayuntamiento de Barcelona.ALBERT GARCIA

La CUP aseguró este jueves que no avalará “ningún pacto” que aleje la independencia de Cataluña. La formación anticapitalista advirtió de que no comparte en absoluto las negociaciones que pueda mantener el presidente Carles Puigdemont con el Gobierno y le recordó que tiene un “mandato” que cumplir tras el referéndum del 1 de octubre: proclamar la república. “No avalamos ningún tipo de acuerdo ni que el conflicto se dirima en los despachos y se cierre en falso”, detalló la portavoz Núria Gibert.

Más información
Sigue la últimas noticias sobre la situación en Cataluña
Puigdemont descarta elecciones y deja vía libre a la aplicación del artículo 155
El director de TV3: “Mi ley es la que emana del Parlament”

Gibert lamentó las “horas de desconcierto y opacidad” vividas este jueves por los “cambios de criterio” que atribuyó al Gobierno de Junts pel Sí, integrado por el PDeCAT y Esquerra Republicana. A mediodía estaba previsto que Puigdemont convocase elecciones autonómicas, lo que valió críticas de “deslealtad” al dirigente por parte de la CUP. Por la tarde, cuando finalmente compareció, se negó a ello y abrió la vía para que el Parlament proclame la independencia de forma unilateral. Esa es la senda que la CUP pretende recorrer y por eso recordó que no dará su visto bueno a “ningún pacto de despacho” que suponga alejarse de la proclamación de la república catalana.

La portavoz del Secretariado Nacional manifestó que la CUP está dispuesta a ir hasta el final para que se cumpla el mandato recibido, dijo, de los ciudadanos catalanes en el referéndum independentista del 1 de octubre. “Es el pueblo el que debe mandar y los partidos y los gobiernos obedecer”, dijo Gibert antes de lamentar que haya quienes sigan estando dispuestos a “a negociar pactos con el Estado español” cuando con este último “no hay negociación posible”. "No apoyaremos ningún pacto de despacho para perpetuar las instituciones autonómicas", agregó Gibert, y tampoco "aceptamos retroceder a la pantalla en la que se pedía libertad, amnistía y estatuto de autonomía''.

La formación expresó su rotunda negativa a cualquier negociación en ese sentido y, por supuesto, su oposición a la convocatoria de unas elecciones autonómicas. Los anticapitalistas llamaron a la movilización e invitaron a los ciudadanos a acudir, a las 19 horas, a las plazas de los ayuntamientos. “Los 10 diputados de la CUP estaremos hasta el final con la proclamación. ¿Nos seguirá todo el mundo?”, se preguntó Gibert, que lanzó un aviso también sobre “lo que puede pasar” estos días si no se cumple ese mandato ciudadano. “Conocemos los instrumentos que usa el Estado español para mantener su statu quo, así como los poderes fácticos que protege”, dijo la CUP, que insistió en no negociar con más de “dos millones de votos de los catalanes del 1 -O sobre la mesa”.

La formación reveló, además, que no sabían por la mañana que el president estaba dispuesto a convocar elecciones. No es una situación nueva: en el pleno del pasado día 10, la CUP supo con una hora de antelación que no se declararía la independencia. “No se trata ya de si la CUP. Somos conscientes de las tensiones y de la complejidad del escenario. Se trata de cumplir el mandato o no”, dicho la portavoz, arropada por varios de los diputados.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS