Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau advierte a Puigdemont de que el referéndum no avala la secesión

La alcaldesa de Barcelona pide a Rajoy que no intervenga la autonomía

Ada Colau durante la declaración institucional.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha advertido este lunes al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de que los resultados del referéndum del 1 de octubre no avalan una declaración unilateral de independencia. La primera edil ha leído una declaración institucional en la que ha reclamado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que descarte aplicar el artículo 155 de la Constitución —suspensión de la autonomía— y le ha pedido “responsabilidad de Estado”.

Colau ha leído una declaración institucional tras un atril situado en la Galería Gòtica del Ayuntamiento y con la presencia de solo una bandera, la de la ciudad de Barcelona. La primera edil ha destacado que las últimas semanas son “extraordinariamente complejas tanto para Cataluña como para España” y ha remarcado que nos encontramos “ante la crisis institucional más grave que se ha producido en este país desde la recuperación de la democracia”.

La alcaldesa ha recordado las últimas movilizaciones que han desfilado por las calles barcelonesas, unas reclamando la independencia, otras “las que apelan el diálogo” y por último las que defienden la unidad de España. “Todas son legítimas expresiones de la diversidad del país y merecen ser escuchadas”, ha defendido. Pero ha remarcado que el pasado 1 de octubre “representa un antes y un después en la política catalana. Tanto por su magnitud —con más de dos millones de personas movilizadas en un contexto de represión policial— como por su trascendencia nacional e internacional”. Colau ha defendido su papel “defendiendo escuelas, garantizando el derecho a la participación política y denunciando la brutalidad de un operativo policial que se saldó con más de 900 heridos”. Pese a realizar esa defensa consideró que es el momento de actuar “con la cabeza fría y con responsabilidad”.

“President Puigdemont, entiendo que el momento actual no es sencillo, que usted es un hombre de principios, que se ha presentado con un programa y que tiene unos compromisos con sus votantes. Soy consciente también de que el principal responsable del bloqueo actual es el inmovilismo del Gobierno español , pero estamos ante un contexto excepcional”, ha criticado. “No podemos permitir poner en peligro ni la cohesión social ni las instituciones catalanas… El 1 de octubre ha abierto una ventana de oportunidad al diálogo, ha servido para poner Cataluña en el mapa y son muchas las instituciones y personalidades que apoyan una vía de diálogo, pero, a la vez, le advierten de que no les acompañarán si sigue profundizando en la vía unilateral”, ha criticado. La primera edil ha recriminado a Puigdemont: “Los resultados del 1 de octubre no pueden ser un aval para proclamar la independencia, pero constituyen la posibilidad de abrir un diálogo y una mediación internacional”. La alcaldesa ha pedido gestos de distensión para “construir puentes, no para dinamitarlos”.

Tras Puigdemont fue el turno de dirigirse a Rajoy: “Usted y yo tenemos muchas diferencias, pero le pido por responsabilidad de Estado y porque la población no quiere más tensión que contribuya a desescalar la situación. Le pido que descarte aplicar el 155 y le pido que revierta la intervención actual de las instituciones catalanas y retire los efectivos policiales desplazados de forma extraordinaria. Para abrir un espacio de diálogo, hay que recuperar la normalidad institucional””.

Colau, que tiene como socio de gobierno al PSC, se dirigió también al PSOE: “Celebro que en los últimos días hayan empezado a hablar de diálogo y negociación, pero ahora necesitamos hechos, no palabras. La ciudadanía no nos pide que repliquemos sus lemas, sino que abramos vías efectivas para hacerlos posibles. A día de hoy, existen las mayorías parlamentarias necesarias para hacer efectivas estas vías de diálogo. Cuenten conmigo para hacerlo posible”. 

La alcaldesa solicitó dejar “las trincheras”. “No es momento para el choque de trenes, es el momento del diálogo y de imaginar nuevos caminos”, señaló.

Dirigió la última parte de su discurso a los vecinos: “Barcelona es una ciudad de paz y de diálogo que a lo largo de la historia ha sabido hacer frente a momentos muy difíciles y ha salido adelante. Esta vez, no tengo ninguna duda de que también será así”.

“Acabo pidiendo de nuevo al president Puigdemont y al presidente Rajoy que no tomen ninguna decisión que pueda suponer dinamitar la posibilidad de un espacio de diálogo y de mediación. Este es el acto más valiente que pueden hacer”, concluyó.

 

Declaración Unilateral de Independencia en Cataluña

Colau advierte a Puigdemont de que el referéndum no avala la secesión

Noticias, reportajes, opinión, análisis, fotografías, cobertura en directo... toda la información sobre la consulta soberanista del 1-O y la respuesta del Gobierno.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información