La Gran Vía de Madrid se cerrará al tráfico privado de forma permanente desde Navidad

Habrá dos carriles en cada sentido, uno para el tráfico de vehículos autorizados y otro para transporte público y bicicletas

La Gran Vía de Madrid.
La Gran Vía de Madrid.KIKE PARA
Más información

La Gran Vía de Madrid será cerrada al tráfico privado en las Navidades próximas y al término de esa época el Ayuntamiento de la capital mantendrá las medidas de restricción de forma definitiva. Así lo expresó el concejal de Urbanismo, José Manuel Calvo, quien confirmó este miércoles que el rediseño de la calle contempla la reducción de los carriles y la ampliación de las aceras. La medida se enmarca en el plan del gobierno de Manuela Carmena para atajar la polución en la ciudad, que esperan reducir en un 25% con esta medida.

La nueva configuración de la Gran Vía, desde la Plaza de España hasta su confluencia con la calle Alcalá, prevé dos carriles en cada sentido, uno para el tráfico de vehículos autorizados (residentes y de reparto) y otro para el transporte público y las bicicletas. La remodelación de esta calle se convertirá en uno de los legados del Gobierno de Carmena. Costará cinco millones de euros y modificará el rostro de la vía más emblemática del centro de la capital.

La Gran Vía "será una calle mucho más amable, muy verde, con espacios para sentarse y para disfrutar y para dar prioridad a los peatones", afirmó este miércoles el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible durante una entrevista en la emisora Onda Madrid. El edil explicó que las obras de remodelación, que comenzarán por la ampliación de las aceras, empezarán justo después de Navidades y se mantendrán a lo largo de los primeros días del año que viene.

La nueva Gran Vía se incluirá, además, en la nueva área de prioridad residencial de todo el Centro de Madrid, que se pondrá en marcha en junio de 2018. El objetivo del Gobierno de Carmena es convertir el corazón de la capital —donde a menudo se detectan niveles elevados de NO2— en una zona de bajas emisiones. De aquí a 2020, el Ayuntamiento espera reducir la polución en un 25%.

Con este cierre, el tráfico se reducirá en un 80%, de 50.000 vehículos actuales diarios a 10.000. Y en cuanto a los conductores, el concejal afirmó que "tendrán que buscar alternativas", puesto que "en ninguna ciudad del mundo desarrollado los coches cruzan por el centro de la ciudad".

Ampliar aceras

El anuncio levantó este miércoles algunas críticas por parte de la oposición municipal. El líder del PP en el Ayuntamiento, José Luis Martínez-Almeida, dijo que las restricciones crearán "atascos de dimensiones considerables" y denunció que el Gobierno no consultó con los vecinos y comerciantes la medida. "Lo único que saben hacer es prohibir", dijo. La portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, redujo el impacto de la medida: "Esto no es un gran proyecto de ciudad, ni muchísimo menos, esto es simplemente un proyecto de ampliación de aceras", afirmó Villacís.

Por su parte, la portavoz del PSOE, Purificación Causapié, destacó que la medida, bien aplicada, será "beneficiosa para reducir la contaminación". Pero reclamó al Consistorio que "informe adecuadamente a vecinos, comerciantes y profesionales" afectados.

Un portavoz de la asociación de vecinos de Chueca sostuvo que el Gobierno municipal no les informó oficialmente sobre los tiempos de las obras. No obstante, defendió la medida, aunque lanzó una advertencia al Ayuntamiento: "El problema más preocupante es que la Gran Vía se convierta en una gran terraza. Esto significaría convertir la Gran Vía en un gran parque temático y afectaría a la habitabilidad de la zona".

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción