Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CUP impulsa grupos de voluntarios para blindar los colegios electorales

Los llamados Comités de Defensa del Referéndum quieren evitar, de forma pacífica, que se retiren urnas

Un manifestante frente a la sede de la CUP el miércoles pasado, cuando la Policía Nacional intentó requisar carteles electorales.
Un manifestante frente a la sede de la CUP el miércoles pasado, cuando la Policía Nacional intentó requisar carteles electorales.

Los denominan "Comités de Defensa del Referéndum" y agrupan a entidades, asociaciones y vecinos que se están organizando en los barrios de Barcelona y otras poblaciones catalanas para promover y contribuir a que se pueda realizar el referéndum independentista previsto para el próximo domingo. En Barcelona los ha impulsado la CUP, que ha puesto su infraestructura, sus 13 organizaciones territoriales, al servicio de dichos comités que, como la CUP, funcionan de forma asamblearia.

El objetivo último es aunar al máximo número de personas para blindar los colegios para que se pueda votar. Si hace falta, durmiendo dentro la noche antes. Más allá de Barcelona, hay muchas poblaciones donde también se están organizando estos comités. Ya hay movilización en Manresa, Terres de l'Ebre, Sant Cugat, Vilafranca o Reus. "En los Comités también hay muchos vecinos no independentistas, que después de la ofensiva del Estado de la semana pasada, entienden que es una cuestión de defender nuestros derechos", explica Jordi Magrinyà, del comité del barrio del Raval de Barcelona.

Las concejales de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona Maria Rovira y Maria José Lecha han explicado este lunes que estos comités son "muy transversales", y agrupan desde vecinos a título individual, algunos vinculados a partidos independentistas pero otros muchos no, hasta colectivos libertarios, en defensa de la vivienda, sindicalistas o las juventudes del PDeCAT. Algunos se pusieron en marcha hace ya meses, antes del verano, aunque en los últimos días han aumentado su actividad, han relatado, organizando pegadas de carteles, informando a personas mayores que no tienen internet sobre dónde tienen que ir a votar, o diseñando las movilizaciones que piensan llevar a cabo a partir del sábado, la víspera del referéndum, para conseguir que abran los colegios electorales.

En cualquier caso, tanto desde la CUP como desde las entidades independentistas, se insiste mucho en lanzar un mensaje de contención y de que nadie emplee la violencia. Desde Barcelona, Lecha ha defendido que pese a "la ofensiva legal y de estar en Estado de excepción no declarado", los efectivos policiales enviados desde otros puntos de España "no encontrarán nada más que un pueblo pacífico, firme y convencido de que se abrirá una nueva democracia rompiendo la que es heredera de la monarquía y el franquismo".

Su compañera Maria Rovira ha insistido en la misma idea. "Hacemos una llamada a todos los vecinos a tomar partido ante la ofensiva, estaremos de forma pacífica en los espacios que se están construyendo", ha dicho y ha invitado a poner "el cuerpo y la cabeza" en defender la convocatoria.

Más información