_
_
_
_

Un espacio para vivir el diseño

Madrid estrena una galería especializada que buscará nuevos talentos

La galería El Experimento, enfocada al diseño contemporáneo.
La galería El Experimento, enfocada al diseño contemporáneo.

No hay más que darse una vuelta por los barrios del centro de la ciudad para percatarse de que el diseño está cada vez más presente en Madrid. Las tiendas de decoración y las llamadas concept stores están plagadas de mobiliario y objetos cuidadosamente diseñados y, sin embargo, hasta ahora, la capital no contaba con un espacio expositivo donde ver lo que se está cociendo en el ámbito del diseño contemporáneo más emergente.

Más información
El arte en una pantalla
La moda española sale de Ifema a la calle

Ubicada en el barrio de Chamberí, El Experimento (calle Palafox, 7) es una nueva galería de arte especializada que abarca desde diseño de producto al industrial, pasando por gráfico e incluso la moda. Además, es la sede del estudio Plutarco —formado por Ana Arana y Enrique Ventosa—, un espacio de trabajo para creativos y un lugar donde se pueden organizar eventos de todo tipo. Cuenta con una planta baja —pintada completamente de azul oscuro—, pensada como sala de reuniones, pero donde también tendrán lugar cenas y happenings.

“No hay sitio para mostrar el trabajo de la gente más joven, que al final siempre tiene que irse a exponer fuera, a ferias como las de Milán o Ámsterdam. Por eso nos planteamos intentar potenciar el diseño nacional desde nuestro propio estudio”, explica Enrique Ventosa. La única galería madrileña dedicada a la vertiente más contemporánea de esta disciplina es Machado-Muñoz, aunque se centra sobre todo en mobiliario y suele trabajar con diseñadores ya consolidados. El Experimento quiere ser una plataforma para que los jóvenes diseñadores se den a conocer, pero también para conocerse entre sí.

La exposición con la que se ha inaugurado la galería, Matices de la forma, parte de una muestra que llevaron a la Semana del Diseño de Milán el pasado mes de abril. Comisariada por Studio Plutarco junto a Estudio Báltico, Anabella Vivas, Forma Besta y Miguel Leiro, las piezas de esa exposición de Milán son las que ahora podemos ver en la galería de Chamberí, junto a las de otros estudios y diseñadores como Teratoma Productions, Julen Ussia, Max Enrich, Lebrel o Ruohong Wu. A ella se unen ahora piezas de otros diseñadores —como Teratoma Productions, Julen Ussia, Max Enrich, Lebrel o Ruohong Wu— en una muestra que incluye espejos, tapices, sillas, lámparas, mesas y algunos trabajos más insólitos, como Skinless —la instalación de Plutarco en la que los órganos del cuerpo humano se transforman en un taburete, una mesa auxiliar o un biombo. Los objetos se mezclan formando un conjunto que intenta que el público lod aprecie de una forma distinta a como lo haría si los viera por separado. El contraste entre la poética de algunas piezas con el pragmatismo de otras, de la delicadeza de unos materiales con la rudeza de otros, hace que las propias piezas ganen valor individualmente.

Las exposiciones que tendrán lugar en El Experimento seguirán siempre una línea similar: buscar una temática y trabajar en ella a partir de cualquier rama del diseño mostrando no solo los productos acabados, sino también prototipos y piezas únicas que cuentan la evolución del propio diseño. Habrá dos muestras al año con una duración aproximada de dos meses y medio cada una; el resto del tiempo, el espacio expositivo permanecerá vacío para poder organizar eventos y actividades. De cara al futuro más cercano, preparan una cena clandestina y quieren empezar a trabajar en torno al food design, un campo actualmente en auge que se centra en el diseño de productos, objetos y experiencias relacionados con la comida.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_