Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El grupo de Catalunya Sí que es Pot se fractura en el debate de la ley

Coscubiela: “Están poniendo a la institución en estado de excepción”

El portavoz de CSQP, Joan Coscubiela, junto al presidente del grupo, Lluís Rabell.

La división en el seno de Catalunya Sí que es Pot (CSQP) respecto al referéndum ilegal de independencia estalló este miércoles en el Parlament. La mayor escenificación del desencuentro fue la decisión de cuatro diputados de la coalición de abandonar el hemiciclo durante la intervención del presidente del grupo, Lluís Rabell. CSQP ya había votado dividida sobre el cambio del orden del día de la Cámara para permitir el trámite de la norma.

CSQP anunció que iba abstenerse en la votación de la ley, tal y como se había acordado, pero sus diputados afearon que durante el debate sólo interviniera Rabell. El diputado y líder de Podem Albano Dante Fachin acusó al portavoz Joan Coscubiela de romper el pacto interno de repartirse el tiempo en el atril para dar espacio a las distintas sensibilidades de la coalición.

El desencuentro ya había aflorado en la mañana. Mientras Coscubiela criticaba con dureza la manera en la que se tramitaba la ley, Fachin cargaba contra el PP y el PSOE por no ofrecer soluciones y, junto a Joan Giner y Àngels Martínez, se abstenía en la votación para alterar el orden del día. El resto de su grupo votó en contra de esa vía, al considerar que se estaban vulnerando los derechos de los diputados. Esa votación remarcó además las diferencias existentes entre Podem y Podemos: Jéssica Albiach, miembro del consejo ciudadano de Podemos, optó por votar en contra, mientras Fachin se abstenía.

Lo ocurrido ayer también enfrió las relaciones entre los independentistas y CSQP, grupo que siempre ha apoyado la celebración de un referéndum con la condición de que sea legal, acordado y con garantías. La fórmula usada para aprobar la norma mostró grandes diferencias entre ambos grupos, sobre todo cuando Coscubiela denunció que la mayoría formada por Junts pel Sí y la CUP estaba actuando con un “procedimiento bucanero”. “Norma que no me gusta, disparo y la hundo”, describió.

Coscubiela, como el resto de miembros de la oposición, pidió la palabra en varias ocasiones y en una de ellas acusó al bloque independentista por querer “hacer saltar por los aires las garantías de los parlamentarios”. Tachó la actuación de Junts pel Sí y la CUP de “antidemocrática”, les avisó de que estaban poniendo a las instituciones catalanas “en un estado de excepción” y aseguró que la forma de aprobar la ley acabaría teniendo consecuencias para los independentistas: “Deslegitimarán el uso del referéndum en unos cuantos años”.

En unos días Catalunya en Comú, el nuevo partido de Ada Colau, tendrá que decidir si apoya el referéndum y en qué condiciones.