Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas madrileños afrontan sus primarias divididos en seis bloques

El ‘oficialista’ José Manuel Franco tiene grandes posibilidades de vencer, pero al tratarse de una votación que puede tener dos vueltas, cualquier resultado es posible

Un momento del Congreso Extraordinario del PSOE en mayo pasado. Ampliar foto
Un momento del Congreso Extraordinario del PSOE en mayo pasado.

La tradicional división en dos grandes bloques de la antes llamada Federación Socialista Madrileña se ha multiplicado. Seis aspirantes, de momento, intentarán alzarse con la secretaria general del PSOE-M en las primarias que se celebrarán este mes. La fragmentación es completa y los precandidatos buscan alianzas para evitar el descalabro en la federación de la que es integrante el secretario general del partido, Pedro Sánchez. El ‘oficialista’, José Manuel Franco, tiene grandes posibilidades de vencer, pero al tratarse de una votación que puede tener dos vueltas, cualquier resultado es posible, coinciden todos.

No hay tregua en el socialismo madrileño, una federación históricamente dividida en dos grandes familias, pero que en los últimos tiempos se había fragmentado en numerosas familias ante la falta de un liderazgo claro. En las primarias del 30 de septiembre los militantes tendrán de nuevo un amplio abanico de opciones. Seis aspirantes (José Manuel Franco, Eusebio González Jabonero, Sara Hernández, Juan Lobato, Enrique del Olmo y Manuel Lucas) han anunciado su intención de liderar el partido, aunque pueden ser más, ya que la inscripción de candidaturas está abierta hasta el jueves. Todos coinciden en que el alto número de pretendientes es “positivo” porque “genera debate”. Además, subrayan que los resultados son una incógnita porque puede ganar cualquiera, aunque Franco, portavoz del PSOE-M en la Asamblea y coordinador de campaña de Pedro Sánchez, es, a priori, el favorito.

Para convertirse en candidatos oficiales los aspirantes deberán presentar el 7 de septiembre al menos 300 avales (el 2% del censo, unos 15.000 afiliados). Quienes logren superar el umbral aprobado en el 39º Congreso del PSOE se someterán a las urnas el día 30. Si un candidato supera la mitad de los votos emitidos, se convertirá automáticamente en secretario. Si no lo consigue ninguno, quienes hayan obtenido un apoyo superior al 20% pasan a una segunda vuelta el 7 de octubre. Un alto dirigente regional explica que los reglamentos se aprobaron precisamente para favorecer la participación, por lo que en principio todos los aspirantes obtendrán los avales requeridos (nadie puede presentar más del 4%). En su opinión, la existencia de tantas candidaturas diluirá votos, pero si cae alguna “Franco lograría ganar sin ir a segunda vuelta”.

Franco, favorito

Este dirigente regional sostiene que Franco ganará las primarias sin problemas, algo que, asegura, ya sabe la actual secretaria regional. “Existen contactos para que Sara Hernández [alcaldesa además de Getafe] se retire del proceso. No tiene apoyos. Para no presentarse, lo que le pide al Federal son ciertas garantías de futuro para ella y para su equipo”. Sin embargo, Hernández confirma su intención de seguir adelante: “Me veo con fuerzas para ganar”.

Otro alto cargo del PSOE-M cree que si finalmente Hernández no se presenta, sus apoyos pasarán a engrosar las filas de Franco: “Todos vienen del pedrismo, aunque se distanciaron en las últimas primarias, cuando algunos pasaron a apoyar a Patxi López”. Sin embargo, este dirigente subraya “ya se han acabado los bloques” en el partido, una tesis en la que insisten los candidatos.

Franco, que coordinó la campaña de Pedro Sánchez en las primarias (obtuvo el 49,5% de los votos en Madrid, por los 31,8% de Susana Díaz), asegura que su proyecto pretende sumar a todas las sensibilidades. Para distanciarse de la etiqueta de oficialista que le colocan sus adversarios, certifica que nadie desde Ferraz (sede nacional) le ha pedido presentarse. “Di el paso por la ilusión que despertó el proyecto de Sánchez. Para trasladar ese modelo de partido y esa ilusión a Madrid”. Para la actual secretaria, Sara Hernández, no es una cuestión de división ni de bloques: “Hay compañeros que apoyaron a Patxi López, como yo, que ya me han dicho que no me van a votar, y otros que fueron con Sánchez que sí lo harán”. Y añade: “La militancia ha decidido dar un golpe de efecto. Ya no quiere injerencias ni tolera insinuaciones de los órganos del partido. Su opinión no es conocida. Puede ganar cualquiera”.

Las familias socialistas

Un miembro de la actual dirección regional ahonda en la división en la que se encuentra el partido. “No hay cinco proyectos diferentes, sino cinco familias que quieren conseguir ciertas garantías de futuro”. Según este dirigente socialista, los tomasistas (seguidores del antiguo secretario regional Tomás Gómez) han pedido presencia en las listas del PSOE de Madrid en 2019 (cuando se celebran elecciones locales y regionales). “Como se les ha denegado, han tenido que presentar a su propio candidato”, reconoce.

El miércoles, el sector de Gómez comenzó a postular su candidatura y el jueves anunció la concurrencia de González Jabonero. Su equipo insiste en que la suya será una “candidatura transversal, integradora y de verdadero liderazgo colectivo”. A última hora del viernes, a estos cinco contendientes se unió Manuel Lucas, barrendero y edil del PSOE en Valdaracete, convirtiéndose en el sexto precandidato a la secretaría general del PSOE-M.

“Son candidatos pugnando por su espacio y su gente”

El senador socialista José Cepeda cree que el PSOE-M tiene un reto muy importante más allá de nombres propios. “Las primarias generan debates muy pormenorizados y en Madrid tenemos que superar este tipo de divisiones y hablar de políticas en mayúsculas”. Cepeda, que también apoyó a Díaz en el proceso federal, descarta ahora dar su voto a un candidato que se posicione en bloques del pasado. “Las primarias las ganará quien sea capaz de superar esa división”. De momento, evita pronunciarse sobre sus preferencias: “Quiero escuchar los proyectos. Apoyaré a quien quiera ser y no se limite a estar. En los últimos tiempos hemos asistido a luchas en el partido por estar”.

Para otro destacado dirigente, la división del partido es palpable y que cada familia trata de conseguir su trozo del pastel. “Son candidatos pugnando por su espacio y por su gente. Lo de Juan Lobato [diputado y alcalde de Soto del Real] es un poco diferente. Es joven y se presenta para hacerse un nombre, mientras que lo de Enrique del Olmo, que se presenta siempre, es más anecdótico”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram