Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Lobato será el tercer candidato en las primarias para liderar el PSOE de Madrid

El alcalde de 32 años de Soto del Real renunciará a su escaño como diputado regional si es elegido y ve con agrado que Ángel Gabilondo sea el candidato en las elecciones autonómicas de 2019

Juan Lobato pasea por la calle Ferraz, a escasos metros de la sede del PSOE. Ampliar foto
Juan Lobato pasea por la calle Ferraz, a escasos metros de la sede del PSOE.

Las primarias a la secretaría general del PSOE de Madrid cuentan ya con al menos tres candidatos. Juan Lobato, alcalde de Soto del Real y diputado autonómico de 32 años, se medirá con Sara Hernández, actual responsable de la federación y alcaldesa de Getafe, y José Manuel Franco, portavoz adjunto en la Asamblea y coordinador regional de la campaña de primarias del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Lobato renunciará al escaño en caso de ser elegido y ve con agrado que Ángel Gabilondo sea el candidato a las elecciones autonómicas de 2019.

Técnico de Hacienda del Estado desde 2010 y primer alcalde socialista de Soto del Real desde Eugenio Candelas, al que fusilaron en la Guerra Civil en 1939, Lobato es el rostro visible del documento La España que queremos y el PSOE que necesitamos que publicó en febrero y en el que plantea una “apertura total” del PSOE. Ahora encabeza lo que define como un proyecto “hecho al revés”. “No hay grandes referentes históricos a los que se les ocurre una candidatura como esta”, sostiene Lobato. “Este es un proyecto de unidad de acción con Ferraz y Pedro Sánchez. De desarrollo del proceso federal que el secretario general encabeza de renovación, paso al frente y futuro”, es su carta de presentación.

Al igual que la vigente secretaria general del PSOE-M, Lobato votó a Patxi López en las primarias en las que Sánchez fue de nuevo elegido el líder del partido por las bases socialistas. “Nos parecía una buena opción para generar consensos”, explica. Y subraya que su proyecto lo forman “compañeros que apoyaron y representaron a las tres candidaturas”, lo que incluye a la de Susana Díaz. “Este debate está completamente superado en el partido. Todos somos de Pedro Sánchez y de la ejecutiva federal”, zanja.

Consultas a la militancia y limitar cargos y mandatos

Las consultas a la militancia en cuestiones relevantes, como decidir si se entra en el Gobierno de la ciudad de Madrid, son algunas de las medidas que Juan Lobato lleva en su programa y que sintonizan con el modelo de partido que se impuso en el proceso de primarias federal. La rendición de cuentas y la limitación de cargos y mandatos son otros puntos destacables de su candidatura.

Al igual que José Manuel Franco, Lobato es partidario de aplicar el reglamento que el PSOE aprobó en el congreso federal de junio. Así, las candidaturas a la secretaría general del PSOE-M necesitarían solo un 2% de los avales frente al 10% actual.

También contempla la segunda vuelta en las primarias, en caso de ningún aspirante se impusiera con más del 50% de apoyos en la votación que tendrá lugar la víspera del 1 de octubre.

“La inmensa mayoría de la militancia de la federación madrileña quiere equipos innovadores, con energías renovadas”, expone el joven regidor, reticente a las mesas camilla y que cuenta con el respaldo de alcaldes y diputados del Parlamento regional.

Uno de los ejes de la candidatura que Lobato adelanta en EL PAÍS es que solo compatibilizaría un cargo institucional y un cargo orgánico. Por esa razón dimitiría como diputado en la Asamblea de Madrid si es la opción ganadora en las primarias del PSOE-M, para así “centrar los esfuerzos en recomponer” el partido, “reconectar con los sectores progresistas” de Madrid y “cumplir” con su compromiso institucional con los vecinos del Ayuntamiento que gobierna desde 2015. La ejecutiva regional acordó el miércoles pasado que las fechas para la votación del proceso sean el 30 de septiembre y el 7 de octubre. El 13º congreso de la federación madrileña tendría lugar del 20 al 22 de octubre.

Lobato es consciente de que en las primarias tendrá enfrente al aparato regional, en teoría de parte de Hernández. Franco cuenta con la simpatía de Ferraz, cuyos responsables han trasladado que no se inmiscuirán en los procesos congresuales. “Ferraz ha dicho y me consta que va a ser absolutamente imparcial. Saben que van a poder trabajar perfectamente con nosotros”, remarca. “Me parece muy positivo y agradezco que se presenten José Manuel Franco y Sara Hernández. También puede que lo haga Antonio Miguel Carmona. Es bueno que en estos procesos haya candidatos”, prosigue en su exposición de motivos. El aspirante distingue sobre todo a Franco, a quien guarda “un cariño enorme” y de quien respeta “su capacidad y trayectoria política”. “Es una gran noticia que se presente”, sentencia.

Gabilondo es “lo mejor”

La figura de Gabilondo tampoco provoca ninguna discusión en esta candidatura. Lobato coincide con Franco en la idoneidad de que el portavoz de la Asamblea repita como candidato en los próximos comicios regionales. “Tanto en el Ayuntamiento de Madrid como en la Comunidad habrá primarias para ser el candidato electoral, pero si Gabilondo quiere serlo [es independiente] estoy seguro de que toda la organización estará de acuerdo. Es lo mejor que le ha pasado al PSOE en los últimos diez años”, afirma. Un detalle de la consideración que Lobato tiene hacia Gabilondo es que el exministro de Educación acudió a Soto del Real a su toma de posesión como alcalde. Ese día tomaron posesión del cargo 44 alcaldes del PSOE en la región.

Las alusiones a la federación madrileña por sus antiguas siglas, las de la FSM, que en sí mismas resumen la imagen negativa de Madrid en el mundo PSOE, no le pillan de sorpresa. La regeneración sería el remedio a unas luchas intestinas que han influido en que los socialistas no gobiernen la Comunidad desde 1995. “Para acabar con esa fama lo primero es ser todos responsables y dar la cara cuando corresponde, de ahí esta candidatura”, observa Lobato. “Hay grandes trayectorias de referentes en la federación a quienes todos reconocemos. Deben seguir teniendo un papel en el futuro, pero es importante que otros compañeros asumamos nuestro papel”, piensa.

“Nuestra candidatura puede ganar o no. Pero no puede perder. El objetivo es que los militantes y madrileños que quieren algo nuevo, ilusionante y con fuerza comprueben que respondemos a esos deseos. En definitiva, que vean que en el PSOE de Madrid hay mucho más que lo de siempre”, concluye Lobato.