Los manteros se suman a la condena de los atentados

Un centenar de vendedores ilegales marcha para protestar contra el terror

Los manteros marchando por La Rambla
Los manteros marchando por La RamblaAlfonso L. Congostrina

Un centenar de vendedores ambulantes ilegales se manifestaron la tarde de ayer por La Rambla mostrando su repulsa por los atentados terroristas que sufrieron esa vía de Barcelona y Cambrils y que provocaron la muerte de 15 personas y más de un centenar de heridos.

La protesta estaba organizada por el autodenominado Sindicato Mantero que representa a los centenares de vendedores ilegales que se dedican al top manta en Barcelona. Los vendedores se concentraron en la plaza de Catalunya, donde leyeron un manifiesto en el que condenaban el acto terrorista y expresaban su solidaridad y respeto a los fallecidos heridos y familiares. “Salimos a la calle para dejar claro que lo que pase en esta ciudad también nos afecta, nos preocupa y nos duele; porque también es nuestra”, leyó una de las portavoces del sindicato. “Nada justifica la muerte de seres humanos inocentes y repudiamos la acción de fascistas que creen ser dueños de una supuesta verdad”, denunció.

Los manteros recordaron a todas las personas que huyen de sus viviendas en todo el mundo por atentados terroristas y se solidarizaron con ellos y con los “miles de hermanos y hermanas que mueren en las fronteras, en los desiertos, en las montañas… y sobre todo en el Mediterráneo”.

El centenar de vendedores, tras leer el manifiesto, recorrieron en silencio el trayecto que realizó la furgoneta que cometió el atentado en La Rambla. La manifestación la realizaron en el más estricto silencio mientras mostraban carteles que rezaban Solidaridad mantera con las víctimas, no más violencia o Islam =Paz. El silencio de los manteros solo fue interrumpido por los espontáneos aplausos de las personas que habían acudido a rendir sus particulares homenajes en la avenida. Los vendedores ilegales acabaron la marcha en el punto donde se detuvo la furgoneta. Después acudieron al Ayuntamiento de Barcelona a firmar en el libro de condolencias. El discurso de los manteros concluyó: “Creemos que la solidaridad puede más que la muerte, puede más que el terror y que puede más que el miedo. No tenemos miedo”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS