Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arte digital y música en las Tierras del Ebro

El festival Eufònic extiende por el territorio instalaciones, talleres, conciertos y ‘dj’s’

"Superdocumentation", el trabajo que desarrolla la artista Varvara & Mar en Eufònic.
"Superdocumentation", el trabajo que desarrolla la artista Varvara & Mar en Eufònic.

La artista cordobesa Lola Guerrera y el alemán Robert Lippok han dado este fin de semana el pistoletazo de salida a Eufònic, el festival de artes sonoras y visuales de las Tierras del Ebro, que llega a su sexta edición con una fórmula consolidada: instalaciones de arte electrónico diseminadas por espacios emblemáticos del territorio y un intenso fin de semana de conciertos y sesiones de djs. El programa arrancó el viernes con Lo vulnerable, una instalación que marca el salto al ámbito tridimensional de la fotógrafa Lola Guerrera. La pieza, un poético ensamblaje de objetos encontrados y elementos orgánicos, ha sido concebida especialmente para Lo Pati, el centro de arte por excelencia de esa zona. El sábado fue Lippok que creó un sorprendente dispositivo mecánico sonoro en el Castillo de Miravet que reinterpreta las tres danzas de la opera La reina de las hadas del compositor británico Henry Purcell, inspirada a su vez en El sueño de una noche de verano de Shakespeare. Instalada en la capilla románica del castillo templario, la obra utiliza las nuevas tecnologías para establecer un diálogo dinámico entre el patrimonio y la creación más contemporánea.

Como ya es habitual las instalaciones se irán inaugurando de forma escalonada y se podrán visitar hasta el cierre del festival el 11 de septiembre. Tratándose de espacios atípicos con una personalidad muy marcada, todos los artistas seleccionados por Arnau Horta, comisario de esta edición, han creado obras nuevas. Es el caso Autovector del asturiano Román Torre, que explora la relación entre lo ancestral y lo tecnológico a través de unas composiciones audiovisuales, inspiradas en la física de partículas de dos productos típicos de la región: aceite y vino. “La obra, concebida expresamente para la cocina de un antiguo convento de Vinaròs, consta de cuatro pantallas. Cuando el visitante se acerca para mirarlas, estas le detectan gracias a una cámara y cambian la composición visual y sonora”, explica Torre, que inaugurará su pieza el próximo fin de semana, como el italiano Fabio Perletta, que presentará, en el antiguo Molino de Ulldecona, la primera versión de un proyecto que explora el potencial sonoro del arroz.

También habrá instalaciones interactivas pensadas para el público infantil y familiar, como Melodías coloreadas de Mónica Rikic, basada en un dispositivo parecido a un escáner sonoro que permite asociar colores a pistas de audio. Entre los productos de las residencias artísticas patrocinadas por Eufònic, destaca Superdocumentation, el trabajo en proceso de Varvara & Mar, que evidencia la necesidad compulsiva de registrar nuestra vida y compartirla en tiempo real. Para hacerlo, el dúo estonio-catalán lleva meses registrando a través de dispositivos wereables y móviles, todos los datos que genera, empezando por el latido de sus corazones.

El festival, fundado y dirigido por Vicent Fibla, tendrá su momento álgido, del 31 de agosto al 3 de septiembre, con tres días de música experimental, neo clásica, ambient y electrónica. Entre los artistas que pasarán por los escenarios de San Carles de la Ràpita y Amposta, destacan la poeta y música de Zimbabue Farai, la cantautora y guitarrista murciana Lidia Damunt y una de las reinas del trap nacional Somadamantina. El próximo enero Eufònic traerá sus instalaciones a Barcelona, gracias a una colaboración con el centro Arts Santa Mònica, que acogerá por quinta vez la versión urbana del festival.