Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Si hay colas, todo está ganado”, según un portavoz del comité de empresa de Eulen en El Prat

Aena rectifica y convoca una reunión para evitar la huelga, tras dos semanas sin entrar en la negociación

Colas en los controles de seguridad del Prat, esta mañana.

El Prat se enfrenta desde mañana viernes a la huelga de los empleados de Eulen encargados de los filtros de seguridad. El conflicto laboral, que explota en plena operación salida, se ha enredado. La relación entre las partes se ha enrarecido aún más este jueves. Aena multará a Eulen por incumplir con el contrato. Generalitat y Gobierno se intercambian reproches por la gestión del problema. Y un audio confirma la huelga de celo que los trabajadores siempre habían negado: "Si hay colas, todo está ganado", dice una portavoz del comité de empresa. Para evitar las largas esperas, Aena ha rectificado y convoca una reunión de mediación, después de que, desde que empezó el conflicto, se haya negado a participar en la negociación.

La plantilla de Eulen aterrizó en El Prat hace un año, después de que Aena le adjudicara a la empresa un contrato de dos años por 23,1 millones. Los sindicatos acusan ahora a la compañía de haber hecho una licitación a la baja, lo cual, dicen, derivó en una falta de personal y de formación, que denuncian se compensa con el ofrecimiento de más horas extra.Los salarios también han ido a la baja. Los antiguos empleados de Prosegur —la contratista antes de Eulen— cobraban 1.300 euros. Los que han sido subrogados tienen una retribución de 1.100 euros. Y las nuevas incorporaciones reciben 900 euros al mes. La empresa siempre ha declinado comentar estas condiciones.

El malestar entre los trabajadores llevó a que presentaran la convocatoria de huelga parcial, que comienza mañana y se extenderá a franjas de cuatro horas cada viernes, domingo y lunes. A la par de las negociaciones con Eulen para desconvocar las protestas, comenzaron las larguísimas colas de hasta dos horas para pasar el control aeroportuario. El comité de empresa siempre ha negado que estuviera haciendo una huelga de celo y atribuyen la espera a que dedican a cada pasajero el tiempo que corresponde.

AENA rectifica y convoca una reunión para evitar la huelga

AENA finalmente ha cedido a las peticiones de los trabajadores de los filtros de seguridad del aeropuerto de El Prat y de las Administraciones catalanas y ha convocado para mañana una reunión con los representantes de las partes para "facilitar la negociación" y evitar así una huelga en los controles de seguridad en plena operación verano.
El operador se había mostrado renuente a esta posibilidad en tanto consideraba que era un conflicto laboral interno de Eulen, el concesionario del servicio desde el año pasado.

Sin embargo, según unos audios a los que ha tenido acceso este diario, las colas responden a una estrategia organizada por parte del comité. "Solamente lo vamos a conseguir haciendo colas. Igual que Aena solo le importan las colas, a los pasajeros y a la prensa solo le importan las colas. Si no hay colas, está todo perdido. Si hay colas, está todo ganado", asegura en la grabación Genoveva Sierra, una de las portavoces del comité de empresa.

Sierra envió el mensaje a sus compañeros el pasado martes, tras la fallida reunión de mediación laboral con la Generalitat. "Las colas tienen que estar. No podemos decir que nosotros hacemos huelga, porque no es cierto, solamente hacemos que trabajamos a normativa", agrega la trabajadora.

La estrategia ha sido negada hoy por otros miembros del comité. "No es una huelga de celo, hemos bajado el nivel de estrés y rapidez que nos exigía la empresa, y trabajamos como debería de ser si tuviésemos más personal: con tiempo y sin presiones", afirma Puri Infante, del comité de huelga.

Los trabajadores han pedido insistentemente que Aena se involucre en las negociaciones con Eulen, algo a lo que se negaba hasta esta tarde, cuando ha ofrecido una reunión a ambas partes. El operador ha recordado que la mediación implica que un tercero imparcial facilite la comunicación entre las partes y que, al ser quien redactó los pliegos, no puede desempeñar ese rol.

El Gobierno catalán y el Ayuntamiento de Barcelona han afeado que Aena no quiera sentarse a la mesa. El consejero de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull, ha instado al operador aeroportuario a negociar y ha asegurado que el Gobierno central está desaparecido. "¿Se imagina una huelga de limpieza en un hospital en la que en las negociaciones entre la dirección y los trabajadores no estuviera el propio hospital?", ha ejemplificado el alto cargo. "No puede ser que las administraciones se pasen la pelota unas a otras", ha criticado el alcalde accidental de Barcelona, Jaume Collboni.

Eulen dice que está abierta al diálogo. Además denuncia que el comité de empresa "ha abocado a los trabajadores a tener que ir a una huelga sin contar con la oportunidad de conocer las propuestas de la empresa".

De otro lado, Aena ha anunciado la apertura de dos expedientes sancionadores contra Eulen, al considerar que la adjudicataria del servicio de seguridad incumple con el contrato que firmó hace un año. El acuerdo incluye penalizaciones en caso de hechos graves o que perjudiquen la imagen del aeropuerto. Aena cree que las dos semanas de colas ameritan hacer efectiva la multa, que entre los dos expedientes rondaría los 300.000 euros.

Más información