Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tregua para conseguir una nueva ordenanza de terrazas

Collboni y Trias fijan los primeros puntos de la futura norma

Una de las terrazas del centro de Barcelona.
Una de las terrazas del centro de Barcelona.

El culebrón de la ordenanza de terrazas sigue abierto lo que, unido a las escasas muestras de rechazo del equipo de gobierno contra los ataques turismofóbicos, ha acabado de encender los ánimos del sector de la restauración.

El equipo de gobierno de BComú y PSC fijó la variable fecha de “antes del verano” para tener preparada una nueva normativa. A principios de agosto, no se han alcanzado los acuerdos necesarios para aprobar la norma. El enfado en el sector de la restauración es todavía mayor después de que el pasado jueves la Guardia Urbana retirara mesas y sillas de dos terrzas de la calle Mandri.

La ordenanza actual la aprobó en el mandato anterior el exalcalde Xavier Trias con el apoyo del PP. Colau la heredó y, como su aplicación suponía la eliminación de miles de mesas y sillas, aplicó una moratoria y comenzó a negociar para redactar una nueva regulación. La moratoria espira el 31 de diciembre y, de momento, no hay consenso. Ayer por la tarde, Jaume Collboni, teniente de alcalde de empresa, y Trias, líder del grupo del PDeCAT, se reunieron y anunciaron un principio de acuerdo que podría dar lugar a una nueva normativa antes de que finalice la moratoria. “Nuestra propuesta va en la línea de los intereses del gremio de restauradores”, afirmó Trias tras la reunión. “De momento, sólo pido al gobierno una tregua y que mientras dure la negociación [entre partidos] no pasen cosas lamentables como las de la calle Mandri”. Collboni se mostró contento con la respuesta de Trias: “Ahora nuestro deber es aplicar la ordenanza pero tenemos muy presente que esta puede variar en pocos meses”.

Paralelamente, Esquerra y el gremio de restauradores alcanzaron un pacto sobre una futura ordenanza de terrazas que recoge ocho puntos, entre ellos el mantenimiento de los horarios o el cumplimiento de unas condiciones laborales dignas.