Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mossos exigen quedar “al margen” de la tensión política

Los portavoces sindicales señalan que será la cúpula policial la responsable de transmitir o no una orden judicial

Dos Mossos d'Esquadra.
Dos Mossos d'Esquadra.

La dimisión del consejero de Interior, Jordi Jané, y del director de la policía autonómica, Albert Batlle, preocupa a los sindicatos de los Mossos d’Esquadra. Ambos defendieron de forma cerrada que el papel de la policía catalana en el proceso hacia a la independencia estaba fuera de cuestionamiento. Como policía judicial, debían hacer cumplir las órdenes de los tribunales. Ahora han sido apartados por la percepción de que su compromiso con los planes de la Generalitat era insuficiente. La mayoría de los agentes piden que les “dejen al margen”.

“El cuerpo de los Mossos ha sido siempre un elemento de cohesión social, ese es un papel irrenunciable. La policía de la Generalitat es la policía de todos los catalanes, y todos en mayúsculas”, insiste el portavoz de SAP-Fepol, Valentín Anadón, sindicato mayoritario en la policía autonómica catalana. Y eso se caracteriza por “el respeto a la legalidad vigente y a la defensa de los derechos y libertades” de los ciudadanos. “La policía tiene poco margen de maniobra: cumplir y hacer cumplir las leyes”, añade.

Ante un hipotético escenario en el que la cúpula policial no transmitiese al cuerpo una orden desde un tribunal, como podría ser retirar las urnas el día del referéndum, Anadón asegura que nunca se ha vivido una situación así. “Pero en todo caso, a eso tiene que responder la cúpula policial, que hasta ahora no lo ha hecho”, recrimina. En las reuniones con los sindicatos, siempre les han dicho que no les obligarían a cumplir “órdenes manifiestamente ilegales”.

“La policía tiene poco margen de maniobra: cumplir y hacer cumplir las leyes”, dice el portavoz  de SAP-Fepol, mayoritario en el cuerpo

El portavoz del Sindicat de Mossos d’Esquadra (SME), Toni Castejón, apela a la responsabilidad del mayor de la policía autonómica, Josep Lluis Trapero. “Esto es un cuerpo jerárquico, nos debemos a la jerarquía”, dice, pero expresa una “confianza absoluta” en el criterio del mayor para “no poner en riesgo” la seguridad de los mossos. “Todo esto crea cierta sensación de incertidumbre”, añade a propósito de las dimisiones de Jané y Batlle. Ambos “tenían discursos muy claros de que hay que hacer cumplir la ley y ahora los dos se han ido”, continúa el portavoz sindical. Según Castejón, en el cuerpo hay sensibilidades distintas, pero la inmensa mayoría tiene claro que son funcionarios que se arriesgan a ir a la cárcel si incumplen la ley.

“Cuando se da una orden por parte de un juez, eso va arriba del todo. Y entonces ya es el conseller o el director quien decide si transmitirla o no, no recae en el agente de abajo. A partir de ahí, serán ellos quienes cometan el desacato”, se suma el portavoz del Sindicat de policies de Catalunya (SPC), David Miquel. Aunque dentro del cuerpo hay excepciones de personas que se expresan a favor o en contra del referéndum, Miquel considera que la inmensa mayoría de los policías saben cuál es su trabajo y lo que quieren es quedar fuera del debate político. “El clima que hay en Mossos es que a mí no me metan en medio, que me dejen al margen”, insiste, y lamenta que la presión baje a los funcionarios. “Siempre se había dicho lo contrario, y ahora los focos se han girado y nos iluminan, me parece poco justo”.

“Esto es un cuerpo jerárquico, nos debemos a la jerarquía”, afirma el portavoz del SME

“Tenemos previsto enviarle una carta al consejero para que nos diga por escrito, de forma clara y concreta, cuál será el papel de los Mossos durante el referéndum”, explica el portavoz del sindicato USPAC, Josep Miquel Milagros. Entiende que los Mossos son la policía de los catalanes, pero coincide en que si la ley que apruebe el Parlament acaba suspendida, no podrán hacerla cumplir. Al final, afirma, la máxima responsable serán la cúpula policial: “El mayor, el director general y el consejero del Interior”.

El Sindicat de Polices de Catalunya apunta que cuando llega una orden judicial es el director o el conseller quien decide si debe o no trasmitirla

Cada uno de los sindicatos tiene opiniones diferentes sobre el papel que jugado por Batlle como director del cuerpo policial. Desde SAP-Fepol consideran que ha sido un responsable político que ha hecho “un papel digno” y que, como él mismo ha explicado, su dimisión responde a cuestiones políticas. Más crítico es el SPC, que asegura que no echarán en falta a Batlle. “Es un director más, de los muchos que hemos visto pasar. Desde el punto de vista sindical, no se ha caracterizado por un diálogo fluido. Ha tendido más a la imposición”, critica David Miquel. El USPAC ha sido el más beligerante de todos, tanto con Jané como Batlle, y pidió la dimisión de ambos durante su mandato. Su portavoz acusa al director de haber perseguido la disidencia y abrir investigaciones contra los propios portavoces sindicales.