Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva sede de la Agencia Europea del Medicamento se decide el 20 de noviembre

La ministra de Sanidad apela a la unidad de las tres administraciones para ganar

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, en una conferencia en el Círculo Ecuestre de Barcelona
La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, en una conferencia en el Círculo Ecuestre de Barcelona EFE

El Consejo de Europa decidirá el 20 de noviembre la nueva sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, en sus siglas en inglés). La institución, ubicada ahora en Londres, tiene que abandonar la capital británica a causa del Brexit y Barcelona es una de las candidatas a albergar la nueva sede. Aunque España ya ha empezado a hacer campaña por Europa en favor de la capital catalana, la cuenta atrás arrancará oficialmente el 31 de julio, cuando termine el plazo para presentar las candidaturas.

En una conferencia en el Círculo Ecuestre de Barcelona, la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, apeló ayer a la unidad de las tres administraciones (Gobierno central, Generalitat y Ayuntamiento) como baza para montar una candidatura ganadora. “Barcelona está preparada. Debemos aprovechar la oportunidad que deja escapar el Reino Unido al separarse de Europa”, arengó.

Aunque previsiblemente serán 22 ciudades europeas las que pugnen por la EMA —no se sabrá con certeza hasta que se cierre el plazo de presentación de candidatas—, Barcelona es una de las aspirantes más solventes técnicamente: es el principal polo científico del sur de Europa, tiene una potente industria farmacéutica en la ciudad, dispone ya de un edificio para albergar la sede (la torre Glòries) y es la candidata favorita entre los trabajadores de la EMA.

Con todo, el fantasma del procés y las convulsas relaciones políticas entre la Generalitat y el Gobierno central siguen en el aire. Aunque la ministra tildó hace unos meses el proceso independentista como un “hándicap” en el camino hacia la EMA, ha ido rebajando el tono. La relación entre las administraciones, dijo ayer, es “un 10, mejor imposible”. “Desde el primer momento, todos tuvimos claro el interés general y esta gran oportunidad”, apuntó.

No obstante, según el calendario que desgranó ayer la ministra, el Consejo de Europa encargará a la Comisión Europea un informe de todas las candidaturas, que se hará público el 30 de septiembre, un día antes del referéndum que anunció el president Carles Puigdemont. Montserrat no entró a valorar el impacto de la consulta, pero sí puntualizó: “El Gobierno de España es un gobierno que escucha, dialoga y acuerda. Dentro del marco legal, de todo podemos escuchar, dialogar y acordar (...). Lo que dicen que pasará el 1 de octubre [el referéndum], no pasará”, zanjó.

La ministra mostró seguridad en la candidatura de Barcelona pero advirtió de que “no será tarea fácil”. “Tenemos grandes rivales como Bratislava, Viena, Copenhague y Francia”, reconoció.

Más información