Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE arrebata a Ciudadanos la alcaldía de Valdemoro

Cuatro partidos presentan una moción de censura y despojan al partido de Rivera de su principal feudo en la región

Serafín Faraldos (con el bastón de mando) dialoga con Guillermo Gross, desde este viernes exalcalde de Valdemoro.
Serafín Faraldos (con el bastón de mando) dialoga con Guillermo Gross, desde este viernes exalcalde de Valdemoro.

El PSOE ha recuperado este viernes el poder en Valdemoro tras 18 años en la oposición. Serafín Faraldos se ha convertido en alcalde tras prosperar la primera moción de censura de la localidad, a la que han votado afirmativamente 13 de los 25 concejales. El acuerdo, registrado el 17 de junio, fue suscrito por PSOE, Ganemos, IU y Proyecto TUD (que no entrará en el nuevo gobierno municipal). Ciudadanos pierde así la ciudad más grande de las cuatro que gobernaba en la región (mantiene Arroyomolinos, El Molar y Villanueva del Pardillo).

Faraldos juraba el cargo como nuevo regidor apenas una hora después de comenzar el pleno. Le ha dado la bienvenida un corto aunque atronador aplauso. Sus primeras palabras han estado dirigidas "a aquellas personas que lucharon contra la corrupción". Valdemoro (73.000 habitantes) fue señalada en 2014 como el epicentro de Púnica, una trama que presuntamente adjudicó contratos por valor de 250 millones de euros a cambio de comisiones ilegales. "Hay que volver a abrir el Ayuntamiento y recuperar lo que es nuestro porque los ingresos municipales siguen en manos ajenas. Se ha robado durante los 16 años de gobiernos del PP y se ha girado la cabeza los últimos dos", ha subrayado.

Para Guillermo Gross, ya exalcalde, con la moción "la oposición introduce en el gobierno la inestabilidad que ha demostrado los dos últimos años". Además, ha criticado a los firmantes del pacto por bloquear todas las propuestas de su gobierno, especialmente la refinanciación de la deuda, que el cuatripartito cifra en casi 150 millones de euros. "Hemos intentado todo para llegar a acuerdos, pero no ha podido ser", lamenta. Gross ha gobernado la primera mitad de la legislatura en solitario. Aunque Ciudadanos fue la fuerza más votada en las elecciones municipales de 2015 con seis concejales, no recibió el apoyo de ninguna otra fuerza.

Gran expectación

La sesión plenaria ha levantado una gran expectación en el municipio. Previsto a las 12.00, muchos vecinos se congregaban a las puertas del Ayuntamiento desde varias horas antes. El salón de plenos, con 50 plazas, se ha quedado pequeño, por lo que se ha habilitado el teatro municipal para seguir el acontecimiento. Los casi 200 asistentes (medio aforo) dejaron de ver las imágenes a mitad de la sesión y han tenido que seguirla por línea telefónica. Tras cerrar el pleno, Faraldos ha acudido a visitarles para agradecerles su apoyo. Tanto él como Gross han contado con el respaldo de numerosos compañeros de partido, que se han desplazado hasta Valdemoro. Desde representantes públicos de localidades vecinas hasta miembros de la Asamblea.

Serafín Faraldos interviene en un pleno que ha tenido una gran expectación. ampliar foto
Serafín Faraldos interviene en un pleno que ha tenido una gran expectación.

Entre los asistentes, el parlamentario César Zafra. El también número dos de Ciudadanos en la Comunidad ha reconocido que era un día triste para su formación, que durante dos años "ha intentado sacar Valdemoro de la gran deuda" que dejó el PP tras 16 años de gobierno (1995-2011). Zafra también ha criticado a los partidos que suscriben la moción: "Les tendimos la mano en muchas ocasiones y no han querido cogerla. Solo buscaban el sillón que no les dio las urnas".

La opinión de Zafra contrasta con la de otros grupos políticos. Para el portavoz municipal de IU, Raúl González, Ciudadanos ha sido incapaz de llegar a acuerdos y de rebajar la deuda. Óscar López, de Proyecto TUD, ha reprochado a Gross su falta de visión política: "La fragmentación requería diálogo continuo y solo ha buscado apoyos puntuales". En opinión de Santiago Pérez (Ganemos), Gross "se ha ganado esta moción a pulso". "La labor le ha venido grande. Se ha tomado Valdemoro como un experimento y le ha salido mal", ha insistido David Conde, del PP.

El concejal más crítico del PSOE

El PSOE arrebata a Ciudadanos la alcaldía de Valdemoro

El PSOE de Valdemoro obtuvo cinco concejales en las elecciones de 2015 (ahora tiene cuatro porque uno pasó al grupo de los no adscritos). Tres de ellos se rebelaron contra Faraldos, entonces también secretario del partido. Aunque volvió al cargo un año después, el ahora alcalde fue apartado de la portavocía del grupo el 29 diciembre de 2015. Ese día, el número siete de la candidatura, Manuel Zarza, publicaba en Facebook un post muy crítico. 

EL PAÍS también ha accedido a un documento que preparó Zarza a finales de 2015 y que repartió entre los militantes socialistas para informar de que dejaba el partido. En él subrayaba haber perdido la confianza en Faraldos, que "debería haber presentado inmediatamente la división" pero que "le tiene mucho apego al cargo". Y añadía: "He intentado continuar pero perdemos el tiempo en criticar a los compañeros que discrepan". Tras la baja de tres ediles, Zarza tomó el acta de concejal y este viernes ha sido uno de los ediles que ha votado la moción que ha convertido a Faraldos en alcalde. A este periódico alegó que no podía atenderle por estar ocupado.