Aparecen unas notas inéditas de Pla de los años 60

Los textos, unas 200 páginas que debían formar parte de un volumen de sus obras completas, serán publicados por Destino en noviembre

Josep Pla.
Josep Pla.

“L’ideal consisteix a fer-se tots les il·lusions possibles i no creure en cap”, escribió aforísticamente, con la dosis justas de poesía y regusto sardónico que le eran propias, Josep Pla (1897-1981). Lo hizo en unas notas de entre finales de los años 50 y mediados de los 60, que habían quedado dispersas y que al parecer debían conformar un nuevo volumen de su Obra completa, que estaba previsto que llevara por título Noves notes disperses o Vagues notes disperses. Por diversas razones, entre ellas la intervención de la censura y la propia autocensura del autor, no llegó a ser así. La labor del investigador Francesc Montero, de la Cátedra Josep Pla de la Universitat de Girona (UdG), permitirá leerlo, sin embargo, en noviembre, cuando se publiquen las 200 páginas de Fer-se totes les il·lusions possibles i altres notes diperses, que lanzará, tanto en catalán como en castellano, Destino.

En Imatge de Josep Pla, el volumen con el que editor Josep Vergés quiso cerrar la obra completa tras la muerte del escritor, se constata que ya en el índice primigenio se proyectaban dos volúmenes de notas. Los dos manuscritos analizados ahora son de un grosor mucho mayor que el Notes disperses, el que fuera doceavo volumen de sus obras completas y que apareció en 1969, lo que llevó a Montero a examinar y cotejar los textos. Han sido dos años largos de cocina que le han permitido, por un lado, comprobar que algunos fragmentos se habían incorporado a otros volúmenes, como Els pagesos o Notes per a Sílvia. Otros textos, algunos incluso ya mecanografiados y pasados por corrección, “o fueron suprimidos por la censura o por él mismo y el equipo de Destino, bien porque se hablaba de la propia redacción de la editorial o de la revista homónima o porque se abordaba la situación del país y se dejaron quizá para el otro volumen, esperando que cambiaran las circunstancias políticas”, plantea como hipótesis el estudioso.

La portada del libro.
La portada del libro.

A diferencia de La vida lenta, el hasta ahora último inédito del autor de El quadern gris aparecido hace dos años y basado mayormente en fragmentos o apuntes de lo que iban a ser tres diarios de 1956, 1957 y 1964, los textos que conformarán Fer-se totes les il·lusions posibles, que constará de unas 200 páginas, son escritos “perfectamente redactados, es el primer libro de Pla con voluntad literaria que aparece tras su muerte”, lo define Montero. El espíritu sí es parecido al que recogía La vida lenta. “Considera que Franco se ha alargado mucho en el poder y eso ha dañado enormemente a la cultura catalana, que aún así resiste; en lo personal, también sufre un cierto desengaño por su trayectoria, cree que su labor no tiene el eco que debería y hasta duda del éxito y de la utilidad de una obra completa que con la editorial Selecta fracasó y ahora está a la expectativa de lo que pase con la de Destino”. También hay espacio para alguna pincelada de un Pla más íntimo si cabe, en particular con su relación sentimental con Aurora. “Son pocos fragmentos, pero intensos”, dice, enigmático, Montero.

Los escritos recogidos ahora, sin fecha la mayoría pero fácilmente ubicables por sus referencias, son pues todos inéditos y oscilan entre el aforismo, el ensayo de hasta una veintena de páginas o la anotación más personal. En realidad, una naturaleza muy similar a la de Notes disperses. Entre esos pequeños retratos de personajes de la cultura catalana y de l’Empordà y de sus paisajes del nuevo volumen aparecen, entre otros, Josep Carner, Jaume Vicens Vives y Joan Fuster, con los que entonces mantenía una intensa relación políticocultural.

Es el primer libro de Pla con voluntad literaria que aparece tras su muerte", asegura Francesc Montero, encargado de la edición

Pla, uno de los grandes memorialistas de las letras españolas, es uno de los autores señeros de las letras catalanas, pero de ventas más continuadas que espectaculares: “De La vida lenta se han vendido unos notables 8.000 ejemplares en catalán y castellano; de sus obras van saliendo unos pocos miles de ejemplares cada año”, aclara Emili Rosales, director editorial de Grup 62.

La aparición de Fer-se totes les il·lusions possibles comportará que se posponga la aparición hasta el año próximo del esperado volumen de la correspondencia entre Pla y el periodista Agustí Calvet, Gaziel. Mientras, el estudioso Xavier Pla, uno de los grandes expertos planianos, prosigue su investigación también desde la UdG para elaborar una gran biografía total del prolífico escritor, aún sin fecha.

Carner, Vicens Vives, Fuster y la situación socipolítica de Cataluña son algunos de los personajes y temas, que la censura o la autocensura eliminó

Novedades para asentar el liderazgo en la edición en catalán

Las notas dispersas inéditas de Josep Pla serán uno de los platos fuertes de la programación que Grup 62 tiene prevista para el curso próximo. El ámbito de la poesía aportará alguno de los mejores títulos, como será, en noviembre, una generosa selección, por vez primera en catalán, de versos de Emily Dickinson; la misma filosofía, piezas escogidas, se aplicará a un volumen de Màrius Sampere. La segunda entrega de la obra completa de Josep Carner, previsto para el próximo septiembre y con poesías de entre 1904 y 1924, incorporará algunos inéditos, mientras que ya en 2018 aparecerá Manera negra, nuevo poemario de Narcís Comadira, que coincidirá con su 75 aniversario.

El último grito rebelde de Naomi Klein, No n"hi ha prou amb dir no (noviembre), acompañará a una edición revisada por la experta Rosa Sala de una de las obras clave de Montserrat Roig, Els catalans als camps nazis, a los 40 años de su primera edición. Ambos forman parte de la cartera de un género en el que el Grup 62 publica "más no ficción que ensayo", admite su presidente, Josep Ramoneda; "entre los nuevos objetivos del curso está precisamente el de buscar voces y enfoques en catalán en este ámbito renovadores", añade.

El filósofo y escritor desmiente la impresión generalizada en el sector de que la edición en catalán no sea prioritaria en el Grupo Planeta, desde que éste entrara en él en 2006, maniobra que paulatinamente ha alcanzado el 78,5%. “Para no serlo, han invertido mucho dinero; el Grup 62 estaba en quiebra hace apenas 10 años y en los dos últimos ha dado ya resultados positivos, cercanos al 10%”, aclara Ramoneda.

Grup 62, que ha tenido en este curso a Xavier Bosch, Rafel Nadal, Sílvia Soler y Pilar Rahola como sus autores insignia, con más de 30.000 ejemplares vendidos cada uno, publica más de 350 títulos al año (150 sólo de adultos; el resto, infantil y bolsillo) y facturó, contando su distribuidora, 40 millones de euros, la mitad aportados por la edición de libros. Las cifras, en un contexto en catalán de “no gran recuperación, buen crecimiento de la ficción, estancamiento de la no ficción y pérdida del peso del libro infantil”, sitúan al Grup 62 al frente del sector de la edición en catalán, del que acapara el 37% de su facturación.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50