Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unos 84.000 catalanes toman más de 10 fármacos al día

Salud despliega una campaña para reducir la medicación de algunos pacientes

Un farmacéutico coge un medicamento
Un farmacéutico coge un medicamento

Unos 84.000 catalanes toman más de 10 medicamentos diarios. Son los llamados pacientes polimedicados, que acumulan prescripciones de fármacos para sus múltiples dolencias. Sin embargo, la ingesta de muchos fármacos de forma continuada puede ser contraproducente. La tendencia de la comunidad científica avanza hacia la “desmedicalización” de algunos pacientes para ganar seguridad clínica y reducir riesgos de efectos secundarios.

Cataluña se ha unido a esa causa y desde el año pasado se ha propuesto reducir el consumo excesivo de medicamentos en algunos grupos de pacientes. Según el informe del Departamento de Salud sobre Atención Primaria, el número de polimedicados ya se ha reducido en 14.000 pacientes. “Quizás no hace falta medicalizar tanto como lo estamos haciendo”, subrayó ayer el director de la Agencia de Calidad y Evaluaciones Médicas, Toni Dedeu.

Salud ha intentado reducir, por ejemplo, el consumo de protectores estomacales, como el omeprazol. Pese a gozar de buena fama entre los pacientes, las guías clínicas alertan de algunos riesgos si se abusa de este fármaco. “Puede haber efectos secundarios si los tomas más de 20 días sin necesidad”, puntualizó la directora del Area de Atención Sanitaria del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), Cristina Nadal. La cifra de pacientes que toman estos medicamentos, no obstante, ya ha empezado a bajar: mientras que en 2013, el 30,5% de las personas de más de 64 años o polimedicadas consumían protectores estomacales, en 2016 la proporción de pacientes con estas características descendió al 27,4%.

Nadal también puso sobre la mesa el caso de los bofosfonatos para la osteoporosis. “Se ha visto que dar bifosfonatos cuando no toca puede aumentar el riesgo de fracturas raras”, indicó. En 2016, el 2,3% de las mujeres de más de 50 años atendidas por los centros de atención primaria (CAP) fueron tratadas con bifosfonato durante cinco años o más (en 2013 era el 3,8%). Los datos de Salud indican que más de 150 CAP ya implantan medidas para evitar tratamientos innecesarios.