Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

ERC y la CUP condicionan un futuro gobierno de izquierdas al referéndum

Domènech desliza en un debate en la UPEC que "ya veremos si se celebra el 1-O"

De izquierda a deercha, Anna Gabriel, Marta Rovira, Xavier Domènech y Núria Parlon este mediodía en la UPEC.
De izquierda a deercha, Anna Gabriel, Marta Rovira, Xavier Domènech y Núria Parlon este mediodía en la UPEC.

Catalunya en Comú, el partido liderado por Ada Colau, desea que se pueda constituir en Cataluña un posible gobierno de izquierdas que alcance una mayoría desde el PSC a la CUP. El escenario de una reedición de tripartito o un futuro cuatripartito ha quedado sin embargo empañado en un acto en el que han participado esta mañana representantes del PSC, ERC, Catalunya en Comú y la CUP. La republicana Marta Rovira y Anna Gabriel, portavoz de los anticapitalistas, han coincidido en condicionar cualquier pacto el escenario al papel que asuma cada formación en el referéndum del 1 de Octubre. “El 1-O es un embate de primer nivel en clave democratizador. No aceptamos límites como el del Estatuto, la Constitución del 78, sellada con la violencia de la extrema derecha, o, por ejemplo, el que impone los mercados”, ha dicho Gabriel.

En un acto en la Universitat Progresista de Catalunya (UPEC), celebrada en la sede de CC OO, Xavier Domènech, portavoz de los comunes; Nuria Parlon, alcaldesa de Santa Coloma de Gramanet; Rovira y Gabriel han debatido sobre la futura alianza de las izquierdas tras las futuras elecciones con independencia de su etiqueta (si autonómicas o constituyentes). "No podemos proyectar un futuro gobierno sin tener presente la oportunidad que tenemos en nuestras manos”, ha subrayado la republicana. “No abrazar el referéndum como el primer paso a una agenda social es perder una gran oportunidad”. Al término de debate, Rovira ha insistido en que la alianza existirá si “empieza ya” y se ponen de acuerdo sobre las garantías del referéndum.

Domènech, sin embargo, no ha querido profundizar en el referéndum del 1-O al tener previsto los comunes anunciar su posición definitiva sobre la consulta este sábado en un cónclave. El diputado sí que ha lamentado que desde las formaciones independentistas se pueda condicionar cualquier acuerdo a un eventual resultado del 1-0. “Hay que preguntarse si las fuerzas de izquierda de este país realmente quieren en ese gobierno”, ha dicho en tono enérgico tras deslizar en un momento determinado sus dudas –“Ya veremos si se hace”- que le concita la consulta. En un tono final más esperanzador, Domènech ha advertido que se necesitará de una enorme “inteligencia colectiva” para saber actuar y no generar ningún escenario de frustración. “En Cataluña habrá un Gobierno de izquierdas con los que quien una Cataluña independiente o no”, ha vaticinado.

El debate ha constatado las diferencias que mantienen las cuatro posiciones desde el momento en que Parlon ha señalado que no se puede supeditar la agenda social a una "cuestión identitaria" y ha impugnado la imagen "romántica" de que el movimiento independentista es de izquierdas. Rovira ha negado la mayor y ha sostenido que su objetivo es lograr la independencia de un Estado con un perfil derechista para poder impulsar un proceso constituyente de la República catalana. Domènech ha recordado los casos de corrupción que afectan al PDeCAT. Gabriel, que ha hecho una defensa del anticapitalismo y de la necesidad de romper con la UE, ha aclarado que la CUP no se va a ir a casa en el caso de que no haya referéndum.  "Algunas militaremos hasta que nos muramos. Denunciamos con la misma contundencia el caso Palau o el caso Pretoria. Algunos cuando entran en las instituciones se olvidan demasiado rápido de los valores que han sustentado", ha señalado y puesto como ejemplo determinadas políticas del tripartito.