Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estos son los nuevos carriles bici que ha diseñado el Ayuntamiento

El Consistorio madrileño renovará en 2018 calles emblemáticas como la Gran Vía y Alcalá para dar espacio a las bicicletas y quitárselo al vehículo privado

Un clicista circula por el nuevo carril bici de la calle Toledo.
Un clicista circula por el nuevo carril bici de la calle Toledo.

El Ayuntamiento de Madrid renovará en 2018 calles emblemáticas como la Gran Vía y Alcalá para instalar en ellas carriles bici y quitar espacio al vehículo privado. Además, habrá itinerarios para bicis en Madrid Río, camino de Vinateros y la avenida de Burgos y se reformará el Anillo Verde Ciclista. El Consistorio celebra este domingo varias marchas ciclistas por distintos distritos que confluyen en la plaza de Oriente para mostrar las instalaciones ciclistas construidas este año.

Bajo el lema “¡Qué fácil es Madrid en bici! Ven a descubrir los nuevos itinerarios ciclistas”, el Ayuntamiento ha preparado para hoy una jornada en la que habrá marchas ciclistas desde varios distritos: Hortaleza-Ciudad Lineal, San Blas, Chamberí, Moncloa, Centro, Carabanchel Alto, Latina, Vicálvaro, Tetuán, Vallecas... Cada una de ellas sale en un horario distinto [aquí se pueden consultar los horarios], desde las 9.30 hasta las 12.00, y está previsto que todas ellas lleguen a la plaza de Oriente entre las 12.00 y las 13.00. Allí se podrá asistir a la actuación musical de Juan Guerra, autor del disco Pedaleando, así como a talleres de movilidad y circulación en bici. La idea es presentar los nuevos itinerarios ciclistas y hacer ver a los vecinos que moverse en bicicleta por la capital es posible.

“Para el equipo de Gobierno, la bicicleta significa una nueva forma de entender la movilidad sostenible, frente al atasco y la contaminación que conllevan los coches”, explica el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo. Este año, el Ayuntamiento ha invertido ocho millones de euros para crear carriles bici en los bulevares, las calles de Santa Engracia, Aniceto Marinas, Antonio Leyva, avenida de los Toreros, la conexión con la carretera de Colmenar y Puerta de Toledo.

GRÁFICO: Carriles bici en la capital pulsa en la foto
GRÁFICO: Carriles bici en la capital

Para 2018 se invertirá un presupuesto de otros ocho millones, con los que está previsto reformar dos grandes ejes de la ciudad, la Gran Vía en su totalidad y la calle de Alcalá entre Ventas y Ciudad Lineal. En ambos casos la remodelación mejorará el espacio peatonal y ciclista y agilizará el transporte público. En la calle de Alcalá, como adelantó EL PAÍS, habrá un carril bici ascendente desde Ventas hasta Ciudad Lineal, y se dejará un carril para el transporte público y otro para el vehículo privado por sentido.

En Gran vía se instalará un carril bici de subida entre plaza de España y Callao, mientras que en el resto de la calle habrá dos carriles exclusivos para el transporte público (uno por sentido) y otros dos para el vehículo privado (también uno por sentido), que deberá convivir con la bicicleta y no circular a más de 30 kilómetros por hora. “Por la Gran Vía pasan ahora unos 50.000 vehículos diarios. Estimamos que con la nueva Área de Prioridad Residencial de la zona centro, que entra en vigor en 2018, pasarán unos 12.000, casi cinco veces menos. Por eso no hará falta que el carril bici se extienda por toda la calle, porque la bici podrá convivir con un tráfico pacificado”, explica Calvo.

Otro de los carriles bici previstos para 2018 discurrirá en paralelo a Madrid Río, por los distritos de Arganzuela, Centro y Moncloa. En la actualidad, bicicleta y peatón comparten itinerario, lo que genera numerosos problemas. "El itinerario alternativo a Madrid Río es una reivindicación de mucha gente, porque hay conflicto constante entre bici y peatones, nos parecía muy sensato y muy razonable hacer un carril alternativo", señala el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible. Cuando esté en funcionamiento, quienes vayan en bici a menos de 10 kilómetros por hora podrán seguir usando la senda actual, pero quienes usen la bicicleta para desplazarse y circulen a mayor velocidad deberán usar la nueva ruta.

Distritos periféricos

El Ayuntamiento pretende además llevar las infraestructuras ciclistas a los distritos alejados de la almendra central. “La conexión de estos distritos es todavía un punto negro ciclista”, reconoce Calvo, “por ahora, hemos conectado San Blas y Latina con el centro, y para el año que viene lo haremos en Fuencarral, Chamartín y Moratalaz. Tenemos que intentar seguir cosiendo la ciudad y conseguir que al final del mandato [en 2019] haya itinerarios en todos los distritos”.

Así, en 2018 se construirá un carril bici en Camino de Vinateros y la avenida de Moratalaz, que discurrirá por los distritos de Moratalaz y Retiro. La idea es que continúe el eje existente de la avenida del Doctor García Tapia hasta su conexión con el distrito de Vicálvaro. El nuevo itinerario conectará con dos zonas verdes, el parque de la Cuña O'Donnell y el parque del Retiro. Al norte, se instalará un carril bici segregado en la avenida de Burgos y plaza de Castilla, en los distritos de Fuencarral-El Pardo y Chamartín. Según el Consistorio, “el objetivo es crear un eje norte sur que conecte con el centro de la ciudad”. El itinerario se desarrollará desde el barrio de Las Tablas, a través de la carretera de Fuencarral a Hortaleza, pasando luego por la avenida Burgos y las calles de Bambú y Mateo Inurria, hasta conectar con la plaza de Castilla y la estación de Chamartín, así como con el Anillo Verde Ciclista.

Precisamente el Consistorio se ha comprometido a reformar este anillo, una vía para bicis y peatones que rodea el casco urbano mediante un trazado circular similar al de la M-40. El Gobierno municipal ha aprobado un gasto de otros 8,4 millones de euros para mejorar la seguridad y funcionalidad de la ruta, que tiene una longitud de 65 kilómetros. Las obras se llevarán a cabo durante 18 meses.

Más información