Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Airbnb retira un piso de la Barceloneta que se alquilaba sin permiso

Un inquilino ofertaba la vivienda turística sin el conocimiento de su propietaria, que la ha reocupado

Protesta contra Airbnb en la Barceloneta. En el vídeo, el caso de Montse Pérez, la propietaria que ha reocupado su casa. ATLAS

La empresa de alquiler de pisos turísticos Airbnb ha retirado de su plataforma el apartamento del barrio barcelonés de la Barceloneta, que un inquilino ofertaba como piso turístico sin el conocimiento de la propietaria de la vivienda, Montse Pérez, según ha comunicado la plataforma.

Pérez ha tenido que alquilar a través de Airbnb su propio apartamento y cambiar la cerradura una vez dentro para recuperar la vivienda, que estaba anunciada en la plataforma de pisos turísticos sin su conocimiento, según ha avanzado La Vanguardia. Antes de retirar el anuncio, Airbnb ha responsabilizado al "anfitrión" -quien estaba alquilando el piso- de haberlo ofertado, y ha pedido "a todos los anfitriones que certifiquen que tienen permiso para anunciar su alojamiento" y "comprueben y sigan las leyes locales".

La plataforma, que ha sido multada con 600.000 euros por el Ayuntamiento de Barcelona por anunciar pisos que no tienen licencia de turísticos, recuerda que "estas cláusulas están muy claras en nuestros términos de servicio y en nuestra página sobre ser anfitriones responsables".

La hija de Montse Pérez, Thais Franco, ha detallado que la familia alquiló en mayo su apartamento de la Barceloneta a un joven de 26 años, con un contrato que especificaba que el inquilino no podía realquilarlo ni hacer un uso turístico. Una vez firmado el contrato, la familia no pudo volver a contactar con el inquilino y descubrieron que el apartamento estaba anunciado en Airbnb.

Thais Franco ha asegurado que se trata de una organización que se dedica a este tipo de fraude, ya que tienen conocimiento del inquilino, al que no localizan, también ha alquilado otros inmuebles en Barcelona con el mismo fin: pagar 950 euros de alquiler al mes y obtener luego 200 por cada noche alquilándolo a turistas a través de la plataforma Airbnb.

El gobierno de la alcaldesa Ada Colau ha respondido al caso a través de la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz. Ha explicado que este mismo miércoles visitarán a la propietaria para verificar los detalles del caso y ha recordado que Airbnb es la única plataforma de la ciudad que mantiene en su web anuncios de pisos que no tienen licencia para operar como apartamentos turísticos (HUT en sus siglas en catalán): “El mensaje a Airbnb es claro: basta, basta, ya no es cuestión de quien tiene razón, el problema es que la actividad de Airbnb perjudica a los vecinos en general por no querer cumplir la ley y a pequeños propietarios”. “Quien no cumpla se va encontrar una administración al lado de los vecinos para defender sus derechos”, ha añadido. Sanz ha lanzado un “mensaje general” a posibles afectados para que contacten con el Ayuntamiento.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >