Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un caballo de carne y hueso para ‘Bodas de sangre’

El director Oriol Broggi representará la tragedia de Lorca en el marco del Grec-17

El actor Ivan Benet con el caballo 'Juguetón', en un ensayo de ‘Bodas de Sangre’, de Oriol Broggi.
El actor Ivan Benet con el caballo 'Juguetón', en un ensayo de ‘Bodas de Sangre’, de Oriol Broggi.

El espíritu de La Barraca, el proyecto teatral de Federico García Lorca (1989-1936) para llevar la interpretación a los pueblos más apartados durante la II República, llega a la nave gótica del Teatro de la Biblioteca de Catalunya. El director Oriol Broggi y la compañía teatral la Perla29 cristalizarán ese ambiente a través de la tragedia Bodas de sangre, la representación teatral con el que el poeta granadino constituyó su primer gran éxito como dramaturgo en 1933. “Es un gran reto. Hacía muchos años que no se representaba en Barcelona. Lorca es un mito”, dice Broggi. El director, quien escenificará al dramaturgo por primera vez, explica que el drama se representará a través de la vertiente “más poética” del escritor, por lo que irá acompañado de canciones flamencas, nanas italianas y mexicanas, tocadas en vivo. La virilidad, la belleza, el erotismo y la muerte, elementos muy presentes en el texto, se teatralizará a través de Juguetón, un caballo negro como el animal de Leonardo (único personaje con nombre de la obra) y que montará la actriz Montse Vellvehí. El espectáculo se representará desde el 14 de junio hasta el 28 de julio y se enmarca en el programa del Grec-17.

La tragedia lorquiana parte del llamado crimen de Níjar, del 22 de julio de 1928, en el que un desplante de una novia trascendió en un asesinato a tiros. La actriz Clara Segura explica que la forma del escenario, en forma de ruedo, y la Perla29 “han generado un ambiente muy parecido al de la Barraca”. El animal aparecerá en varias escenas sobre un escenario de tierra y arena. Un entorno que ayudará a crear la atmósfera andaluza y conservadora en la que está ambientada la tragedia.

Otros relinchos en los escenarios

J. ANTÓN

Un caballo de verdad es algo que impresiona un montón en el escenario. Así a bote pronto (o trote rápido) vienen a la cabeza unos cuantos antes del negro Juguetón de Broggi. El más famoso es Fosca, la bonita (y paciente) yegua de Fulgor i mort de Joaquín Murrieta en el Lliure de Gràcia, donde le construyeron una cuadra, y a la que se encargaba de cuidar Lluís Homar, el mismo que ahora grita “¡mi reino por un caballo!” en el Ricard III del TNC. Patrice Chéreau hizo salir al fantasma del padre de Hamlet montado en un caballo de verdad en el Mercat de les Flors. Y Távora nos ha traido casi tantos caballos como los dothrakis de Juego de tronos. 

El reparto está compuesto por Nora Navas, Clara Segura, Montse Vallvehí, Pau Roca, Ivan Benet, Joan Gariga, Marc Serra y Marià Roch. Los actores interpretarán y compartirán más de un personaje. Segura y Nora Navas, por ejemplo, se alternarán papeles tan antagónicos como el de la Madre y la Novia. “Es muy bonito ver como un actor cambia de voz en la misma obra. Los buenos artistas, con grandes textos, pueden hacer lo que quieran”, dice Broggi.

El montaje del director catalán introduce un personaje nuevo: el Cantante -ajeno a la obra original-, interpretado por Joan Garriga. Con esto, Broggi pretende “dejar el dramatismo en un segundo plano”. “Hemos construido poesía para nuestros oídos. Lorca es la tierra, el fuego, la República”, añade el director. El compositor Garriga, quien se declaró devoto del escritor (“empecé a leer a Lorca en la adolescencia”), explica que el poeta “entendía los poemas como un cante”, y que si bien siempre se han asociado sus obras con el flamenco, a medida que avanzaron los ensayos “optamos por introducir nanas mexicanas e italianas que también transmiten su esencia”. También sonarán algunas de las partituras que Lorca creó para la compañía de la Residencia de Estudiantes.

Gira entre marzo y abril

El cantante estará custodiado por varias calaveras colocadas con instrumentos. Una clara referencia al trasfondo ardiente y homicida del texto, escrito en verso y prosa. Entre marzo y abril de 2018, la compañía dará una gira en varias localidades catalanas y españolas. Entre las confirmadas por la organización destacan Granada y Sevilla. El caballo, sin embargo, es probable que solo pueda verse en escena en el Teatro de la Biblioteca de Cataluña. “Habrá que replantear la escenificación porque representarla con el animal en otras partes es complicado”, asegura el director.