Tensión entre un coche de Cabify y un taxi en una carretera barcelonesa

Un adelantamiento de un vehículo con licencia de conductor causa un enfrentamiento con taxistas

Incidente en una autovía de Barcelona.Foto: atlas

Un coche con licencia de vehículo con conductor (VTC) de la empresa digital Cabify adelanta de forma temeraria a un taxi en una carretera barcelonesa, este le cierra el paso y acaban chocando sin llegar a causar un accidente mayor. El incidente de este martes, que ha grabado en vídeo otro taxista, ha llevado a un enfrentamiento entre los dos conductores, durante el cual el conductor de la aplicación móvil ha amenazado al taxista. En las redes sociales, los sindicatos y asociaciones de taxistas han asegurado que es el coche de Cabify el que arremete contra el taxista.

Más información
Queman nueve coches de Cabify durante la Feria de Abril
Huelga de taxistas de Madrid y Barcelona contra Uber y Cabify

Este incidente se suma a anteriores ataques a coches VTC. El último fue durante la Feria de Sevilla cuando nueve coches de Cabify quedaron calcinados en una casa rural. El pasado marzo, unas diez personas volcaron otro vehículo de Cabify en Barcelona. Las asociaciones de taxistas condenan este tipo de ataques, especialmente Elite Taxi, la organización que últimamente lidera las manifestaciones y protestas del sector, aunque reconocen que hay gente dentro del sector del taxi que está "quemada al ver peligrar su futuro". 

El conflicto que vive el sector del taxi deriva de la entrada al mercado de empresas digitales y aplicaciones móviles que, según los taxistas, ejercen una "competencia desleal". Anteriormente, taxistas y conductores con licencia VTC habían convivido en las ciudades porque sus servicios se dirigían a clientes distintos. Los VTC ofrecían un servicio de lujo destinado a congresistas o a empresarios que concertaban los viajes y las tarifas antes de entrar en el coche, mientras que los taxistas captan los clientes en la calle y la tarifa depende de la carrera.

Con la llegada de empresas como Uber o Cabify, aplicaciones con las que los clientes pueden concertar los viajes en el móvil, los taxistas creen que están ante un fenómeno de intrusismo laboral. Además, mientras que la ley de Transporte estipula que tiene que haber una proporción de una licencia VTC por cada 30 de taxi, en estos momentos hay unas 3.000 licencias VTC paradas en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña esperando a ser adjudicadas a empresarios y conductores. Los taxistas temen que estas licencias hagan peligrar la proporción que marca la ley, y llevan tres manifestaciones y huelgas en lo que va de año. Además, ya han anunciado tres manifestaciones en los tres próximos meses.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Josep Catà

Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS