Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un manifiesto reclama a Puigdemont que no convoque el referéndum

Portes Obertes del Catalanisme aboga por la negociación entre el Gobierno del PP y la Generalitat

Mario Romeo, presidente de Tercera Vía.
Mario Romeo, presidente de Tercera Vía.

La entidad Portes Obertes del Catalanisme ha hecho público este martes un manifiesto en el que reclama a Carles Puigdemont que suspenda la prevista convocatoria del referéndum de autodeterminación y que se siente a negociar con el Gobierno del PP, al que también se pide que abandone su política inmovilista.

Contra la ley, no; solo con la ley, tampoco, es el título de la declaración que se presentará este jueves en el Colegio de Abogados de Barcelona y que han suscrito, entre otros, Eugeni Gay, exvicepresidente del Tribunal Constitucional; Pilar Fernández Bozal, abogada del Estado y exconsejera de Justicia con Artur Mas, y Xavier Arbós, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Autónoma de Barcelona.

"No es un manifiesto para recoger firmas, porque no queremos hacer un concurso de firmas. Es un manifiesto de juristas para la ciudadanía", ha explicado este martes el notario Mario Romeo, presidente de Tercera Vía, la entidad que impulsa el manifiesto junto con Construïm, situada en la órbita de la extinta Unió Democràtica. Romero no ha concretado el número de apoyos recogidos y se ha desmarcado así del manifiesto presentado hace unos días, en que 600 juristas de diversas sensibilidades reclamaban la convocatoria de un referéndum pactado.

Portes Obertes del Catalanisme huye de este planteamiento y asegura que lo importante es analizar "porqué nos estamos peleando", en palabras de Jordi Menéndez, integrante de la entidad, además de jefe de la oficina del expresidente José Montilla. "Cuando algunos proponen la secesión es que algo no funciona bien, por eso pedimos poner el contador a cero sin que nadie renuncie a sus planteamientos", ha asegurado.

El texto pide al Gobierno que retome "rápidamente" la negociación con la Generalitat en aquellas competencias que le son propias y que concrete la ejecución de las inversiones pendientes. En esa línea se reclama que se cumplan los compromisos asumidos sobre la Disposición Adicional Tercera del Estatuto referida al déficit en infraestructuras, así como a la financiación de los Mossos d'Esquadra o la ejecución del plan de Rodalies.

En otro momento del manifiesto se insta a Mariano Rajoy a una revisión del funcionamiento actual del Estado de las autonomías, en cuestiones como la singularidad de Cataluña, la financiación del autogobierno o el respeto a las competencias de la Generalitat.

Al Gobierno de Puigdemont se le pide, además de aparcar el referéndum, que renuncie explícitamente a la desobediencia del marco legal, que participe activamente en las negociaciones con el Gobierno de España, que se incorpore a las conversaciones para diseñar un nuevo sistema de financiación y que trabaje para encontrar una salida pactada al estancamiento actual.

"El camino de la judicialización no conduce a nada positivo. El inmovilismo menos", dice el texto, en el que se recuerda que la llamada a la desobediencia "tampoco ayuda a resolver los problemas", sino que "degrada las instituciones, deslegitima la autoridad de nuestros gobernantes y deteriora la convivencia democrática".

La vía, dicen los impulsores del manifiesto, es la de la negociación y el pacto para hacer posible una reforma constitucional y que la ciudadanía la pueda refrendar.

Más información