Una mirada nueva sobre Lorca

'Federico García', que estrena en el Romea Pep Tosar, es danza, canto, teatro y poesía y nos descubre universos poco conocidos del poeta

Un momento de la obra 'Federico García'
Un momento de la obra 'Federico García'josep aznar

"Cuanto más conocido es el personaje, menos conocemos su obra". Lo ha dicho Carles Canut, que prácticamente se estrena como director artístico del Romea, en la presentación de Federico García, que Pep Tosar ha escrito con Evelyn Arévalo, una obra que mezcla teatro, danza, música, poesía e imágenes en un apasionado recorrido cronológico por la vida y la obra del poeta. "¡Son tantos los presuntos intelectuales que reducen el universo inabarcable de figuras como Lorca a cuatro o cinco momentos...!", se queja Canut. No es el caso de este espectáculo, que no olvida algunos de los textos más populares pero se centra en pasajes que, no por menos conocidos dejan de lucir. Buceando entre el abundantíssima bibliografía sobre el autor, Tosar reconoce que se ha llevado agradables sorpresas: "He descubierto cosas que ya conocía pero que no sabía que me gustaran tanto", dice el director mallorquín.

La obra, por lo tanto, sin aportar nada de nuevo ("¿qué no se conoce, de Lorca?", se pregunta Tosar) sí presenta una nueva manera de admirarlo. "La novedad para el público es que explico la historia bajo mi punto de vista", dice. En realidad, aporta también la valiosísima contribución de una serie de expertos en el dramaturgo de Granada que dan su visión a través de imágenes que se proyectan durante el espectáculo. De estos, destaca Tosar el de la sobrina y ahijada del protagonista, Vicenta Fernández-Montesinos García. "Es la única familiar viva del poeta que lo conoció y lo recuerda y nos habla de la persona, no del mito, precisamente lo que pretendíamos", dice.

Desde Fuentevaqueros, donde nació, hasta "la traición y el asesinato", el lenguaje principal de la obra, en una auténtica amalgama de textos, es la prosa y, en concreto, la menos conocida. "Salen las manolas de Doña Rosita la soltera, por ejemplo, y el intensísimo Llanto por Ignacio Sánchez Mejías, o fragmentos de Poeta en Nueva York, efectivamente", insiste Tosar, "pero me han fascinado textos de Mi pueblo y otros cuentos vegueros, o de Teoría y juego del duende, o de Impresiones y paisajes, que escribió con 17 años y que ya mostraba toda la lucidez del artista".

En la vertiente musical manda el flamenco. "Los artistas tienen una clara formación flamenca y este es el aire que respira la obra. Pero igual que la prosa no monopoliza todo el texto, el flamenco también deja una rendija para otros géneros, básicamente el jazz: "Mariola Membrives supera un reto mayúsculo cómo es cantar Strange Fruit, que inmortalizó Billie Holiday".

Cinco artistas comparten escenario. El mismo Tosar, poniendo la voz narrativa; la cantante Mariola Membrives; el guitarrista flamenco Rycardo Moreno; el percusionista David Domínguez y el bailaor José Maldonado, auténtico protagonista de la obra: "Él sintetiza todos los focos del espectáculo", asegura el director, que reconoce que, rodeado de músicos, se siente embobado y ha llegado a perder el hilo.

Pep Tosar cree que, viendo la respuesta del público en las pocas funciones que se han hecho del espectáculo, los espectadores experimentan una catarsis al final, cuando se toca el tema de la Guerra Civil. "Todos somos hijos o nietos de la guerra", dice el dramaturgo, "Aunque saben como acaba la obra, se muestran especialmente sensibles con esta cuestión. Después de todo, Lorca es el más famoso de los 100.000 muertos que hay en las cunetas de las carreteras de España".

Federico García pasó por el Grec en 2015 (en la pequeña sala Hiroshima, que se acababa de inaugurar) con muy buena respuesta de la crítica y del público. Después, sin embargo, se ha visto muy poco: "Aparte de las cuatro funciones en el Grec, hicimos cinco más por España", dice Tossar. Ahora, permanecerá en cartel en el Romea cinco semanas, del 25 de abril al 28 de mayo.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50