La casa del Nobel Vicente Aleixandre volverá a la vida

La propuesta de la edil socialista Mar Espinar para rehabilitar el inmueble fue aprobada por el pleno

Mar Espinar delante de la antigua casa de Vicente Aleixandre.Vídeo: Kike Para

Velintonia, la antigua casa del Nobel Vicente Aleixandre en Madrid y donde prácticamente elaboró toda su obra, va a ser rehabilitada. La propuesta de recuperar este espacio es una iniciativa de la concejal Mar Espinar (PSOE), y fue aprobada en el pleno municipal el pasado 29 de marzo. El inmueble es propiedad de los herederos del escritor, actualmente está en ruinas y cuelga sobre su fachada un cartel de venta. Espinar explica que lo próximo que se debe hacer con urgencia es constituir una mesa de negociaciones con los demás grupos políticos, los herederos y la asociación de amigos de Vicente Aleixandre. El presidente, Alejandro Sanz, asegura que llevan 22 años de lucha para conseguir la rehabilitación del espacio y afirma que "quieren salvar el espíritu del edificio y convertirlo en la casa de la poesía".

Más información
Aleixandre, un libro, un inédito, un homenaje y ¿adiós a Velintonia?
Las respuestas de Vicente Aleixandre

"Es un lugar artístico y cultural donde los poetas deberían tener capacidad para encontrarse, reflexionar, crear...pero de alguna manera Velintonia empieza a estar salvada", afirma Espinar. La socialista recuerda que lo esencial al margen de la rehabilitación es darle contenido a la casa, ya que así "sería conocida y un referente nacional". La socialista protesta también por la mala señalización de esta pieza de la historia que posee Madrid. "El tema de señalizar lo tenemos en toda la ciudad con los espacios históricos importantes, lo ideal sería hacerla en el futuro a través de campañas de publicidad del Ayuntamiento", confiesa. 

La concejal asegura que en su partido están trabajando duro con el patrimonio cultural de la ciudad y tienen también planes para el Teatro de Madrid o el denominado pabellón de los hexágonos. "El teatro había que rehabilitarlo y convertirlo en un centro de danza puntero. Pero ahora mismo mis enmiendas en el área de cultura están aprobadas y pienso hacer una persecución implacable para que se cumplan", dice tajante. 

El presidente de la asociación de amigos de Vicente Aleixandre, Alejandro Sanz, se muestra pletórico con el hecho de que se haya aprobado la rehabilitación del edificio. "No existe una casa en Europa con las connotaciones históricas de Velintonia. Hay que transformarla en un espacio vivo donde se hagan conciertos y conferencias, convertirla en un referente de la cultura madrileña", afirma. Además, destaca que es importante que no haya caído en manos privadas (como ocurrió con la casa de Ramón y Cajal, que se ha transformado en pisos de lujo). "No podemos privar a las nuevas generaciones de espacios como este", asegura.

Cuatro paredes con mucha historia

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Vicente Aleixandre llegó a Wellingtonia 3 con su familia en mayo de 1927. En esta casa de dos plantas y un pequeño jardín residió toda su vida, salvo algunos años durante Guerra Civil porque el edificio fue bombardeado. "Es la casa de toda la poesía española del siglo XX, desde la Generación del 27 hasta los Novísimos", cuenta Sanz. 

El poeta castellanizó el nombre de la calle hasta convertirlo en Velintonia, término que popularizó entre los escritores de la época y que representa este lugar de encuentro de las diferentes generaciones literarias del siglo XX. Entre sus paredes escribió la mayoría de su obra. A lo largo de los años recibió el Premio Nacional de Literatura y su consagración definitiva fue cuando recibió el Premio Nobel de Literatura.

Debido al gran interés que tenía Aleixandre por relacionarse con otros escritores, Velintonia pasó a ser conocida como “La Casa de los Poetas”. Este lugar fue la inspiración de artistas célebres como Miguel Hernández, Federico García Lorca, Luis Cernuda o Jaime Gil de Biedma. 

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS